En Mendoza, en los últimos seis días, se quemaron 100.000 hectáreas en el sur provincial y los focos iniciados son difíciles de extinguir por los fuertes vientos, lo que generó una gran mortandad de animales, caída de torres de alta tensión y cortes preventivos de rutas.

La situación se repite en La Pampa, donde los productores ganaderos realizan «picadas» para que las llamas no ingresen a sus campos y ya hubo dos jóvenes muertos en esta tarea, de 19 y 20 años. En esta provincia las llamas ya arrasaron más de 130.000 hectáreas.

Etiquetas:
Categorías: Notas y Noticias