Rafael Mastroianni es misionero. Nació en la ciudad de Posadas el 27 de noviembre de 1976 y cursó sus estudios en el Instituto Roque González, situado en el centro de la capital misionera. Egresó en 1989 y unos años después conoció Barcelona. Lugar donde comenzó desde abajo y hoy es docente, emprendedor, fundador y CEO de empresas vinculadas al turismo. Acá lo vas a conocer un poco más.

 ¿Cuándo te fuiste a Barcelona?

Pues a Barcelona llegué por primera vez en el año 2000, definitivamente me vine a vivir aquí en Febrero del año 2001.

¿El motivo?

En mi caso, mi principal motivación estaba en que en mi primera vuelta conocí a mi novia con la que años más tarde tuvimos a nuestra hija Fiona.

¿Te adaptaste rápido a la nueva vida y al entorno, tanto social como cultural?

En aquella época la inserción laboral era realmente compleja, no existía inmigración como ahora y la barrera idiomática era verdaderamente un handicap. La sociedad catalana es una sociedad muy particular, incluso a los mismos españoles les cuesta en muchas ocasiones hacerse de un espacio en esta comunidad. Lo cierto es que tener amigos aquí es muy difícil, eso sí, cuando haces un amigo aquí, lo tienes para toda la vida.

¿Cual fue tu primer trabajo allá?

Mi primer trabajo aquí ha sido de repartidor para el Corte Inglés, unos grandes almacenes, estuve un par de semanas, lo que me sirvió para conocer la ciudad y en gran medida también la idiosincrasia de su gente.

¿A qué te dedicas hoy?

Hoy mi dedicación está centrada como CEO y fundador de diversas empresas vinculadas al sector turístico, desde el desarrollo de tecnología hasta venta mayorista de viajes, además soy profesor asociado en la facultad de turismo de la Universidad de Barcelona.

¿Cómo es la situación económica de Cataluña?

Bueno, sin lugar a duda es una situación muy diferente a la que vivimos años atrás, la crisis inmobiliaria ha generado una situación de lenta recuperación. El desempleo sigue siendo una de las principales barreras para la recuperación económica, y la falta de políticas autonómicas en materia de desarrollo y sostenibilidad del tejido empresarial hace que la situación económica sea la mayor preocupación de los ciudadanos que vivimos en Cataluña. Por otra parte no hemos de olvidar que el contexto político secesionistas es también una de las principales causas de que la situación económica sea más duradera en esta franja del país.

¿Qué pensás de los jóvenes que estudian acá y quieren irse a vivir afuera? De acuerdo a tu experiencia ¿Les recomendás irse?

En Europa, existe un convenio global llamado Erasmus, (EuRopean Community Action Scheme for the Mobility of University Students, Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios), y pueden tener una duración de entre tres meses a un curso completo como máximo. Se trata de becas que favorecen el intercambio de conocimiento para el estudiante otorgándole una visión global de los mercados. Como contrapartida esta movilidad fomenta sin duda una amplitud mental. Pienso que viajar y experimentar debería ser parte intrínseca del ser humano, conocer otras culturas y otras maneras de hacer las cosas, favorece el crecimiento de un país.

Por tanto creo que los gobiernos deberían aplicar leyes de movilidad transitoria para generar valor a sus comunidades. Sin lugar a dudas, recomiendo a todos los jóvenes viajar y conocer otras culturas.

Hace poco estuviste en la provincia. En materia de educación, seguridad, salud ¿qué diferencia hay con Misiones?

Hay diferencias significativas, y creo que tienen que ver con el modelo de sostenibilidad en las diferentes materias. En el caso de la sanidad, el modelo Español es uno de los modelos más altamente efectivos, incluso dentro de la propia Unión Europea. Un modelo que fue puesto a prueba, con la llegada masiva de inmigrantes a principios del milenio, los hospitales públicos son muy similares a Clinicas Privadas que están gestionadas por consorcios privados, con los cuales el Estado tiene la obligación de transferir el concierto económico que recauda de los ciudadanos para este fin, al mismo tiempo que el ciudadano valora la calidad de servicio de estos centros.

En materia de educación, la educación es obligatoria desde los 6 años, y sugerida desde los 3 años, la verdad es que la mayoría de los padres ponemos a nuestros hijos en la escuela desde los 3 años por diversos motivos, y entre ellos se encuentran, a mi juicio, dos principalmente, el primero de ellos, es que quieres que tu hijo llegue a la escuela primaria (6 años) con un mayor nivel de conocimiento y soltura, y en segundo lugar, la compaginación de la vida profesional con la vida familiar. Cabe destacar que, cada comunidad autónoma (C.A), sigue un modelo educativo general, que viene del Ministerio de Educación, es decir del gobierno central, y paralelamente cada C.A. aplica hitos de interés, como puede ser el bilingüismo u otras asignaturas complementarias. La educación pública es totalmente gratuita, laica y plural y goza de cierto prestigio dentro de UE (Unión Europea). No obstante hay quienes optamos por  un tipo de educación concertado diferenciada, que refuerza otros aspectos educativos como puede ser, en mi caso, el de los idiomas. Fiona en su colegio estudia 4 Idiomas, sobre la base de inglés, ella hace sus asignaturas en castellano, catalán y alemán.

Por último nos queda hablar de seguridad. En este ámbito puedo decirte a diferencia de otros países, España en su conjunto es una país muy seguro, en concreto en Barcelona, salvo hechos muy puntuales, la vida no se pone en juego al pasear por las calles a las 2-3 de la mañana. En gran parte esto se debe a que el sistema judicial es muy severo y contundente con los actos de violencia y contamos con 3 tipos de policías en un mismo entorno, la Policía Nacional, que garantiza el estado de derecho y responde plenamente del Gobierno Central, la policía autonómica, en el caso de Cataluña y País Vasco, que dependen del gobierno autonómico y por último la policía local, que depende de los ayuntamientos (su equivalente en Argentina serían las municipalidades). Cada policía tiene un ámbito de acción, más todas en su conjunto ejercen una labor tanto de prevención del delito como la persecución de este, actuando mancomunadamente. Cabe destacar, que prácticamente, estas “policías” son insobornables, en gran medida por que son bien pagados.

Hago un pequeño matiz, tenemos mucha seguridad en las ciudades, pero contamos con un gran riesgo, a diferencia con Misiones, aquí tenemos terrorismo.

¿Nos contás cómo es un día tuyo?

Mi día comienza muy temprano, sobre las 6 de la mañana con un buen desayuno y la lectura de prácticamente todos los periódicos del país y suelo viajar bastante, sobre todo a Madrid y las Islas Canarias, donde tengo una de mis empresas, y depende la agenda, puedo estar viajando entre un 30 – 40% de mi tiempo. Si estoy en Barcelona, es para tener reuniones con clientes y proveedores, asistir a actos y por la tarde normalmente las clases en la universidad.  El tiempo libre que tengo intento dedicarlo a mi hija y a los amigos que son el pilar fundamental para un expatriado.

¿Cómo te manejaste con el catalán?

Bien, la verdad es que el primer paso que di, nada más desembarcar aquí fue apuntarme a un curso de normalización lingüística, prácticamente un paso obligado para quienes quieren integrarse en esta sociedad. El catalán es muy fácil aprender, puesto que es una lengua románica y tiene muchas similitudes con el italiano el portugués y el francés.

¿Qué opinás de la independencia de Cataluña?

En mi opinión el separatismo no es la respuesta a la búsqueda de una identidad social, por otra parte pienso que detrás de este escenario independentista existen unos intereses ajenos al pueblo catalán. Así mismo creo que la unión hace la fuerza por lo que cualquier intento de dividir a un estado es un fracaso en sí mismo. Entre tanto considero que cualquier manifestación democrática de una sociedad siempre debe ser aceptada por el gobierno central, que a su vez tiene el deber y la obligación de buscar salidas consensuadas con la voluntad del pueblo, aunque se trate de una minoría.

¿Qué es lo que más extraña?

Sin duda lo que más extraño es a mi familia, y la cercanía con la que nos tratamos los argentinos, y en especial los misioneros.

Ya que nos mencionas ¿Cómo nos ven? Hablando política y económicamente           

 Por norma general al argentino se lo ve como una persona muy trabajadora e inquieta, y un poco charlatana, en cuanto a la política se la percibe con cierta debilidad debido a la corrupción. Recuerdo el tema de Repsol, en donde en todos los foros de empresarios se hablaba de que invertir en Argentina suponía un elevado riesgo, puesto que no existen políticas sólidas de resguardo de la inversión extranjera. Se lo percibe como un país rico, pero políticamente corrupto y débil en materia de aplicación de las leyes.

¿Cuándo te digo «Misiones», qué es lo primero que se te viene a la mente?

Mi familia, su gente, su verde, su cultura, su tierra colorada.

¿Qué es lo primero que le decís sobre Misiones a quienes conoces? 

 Lo primero que cuento es que tenemos una de las 7 maravillas del mundo: las Cataratas del Iguazú.

¿Volverías a vivir acá?

Es difícil no fantasear con la idea de volver,  la verdad es que ya llevo media vida viviendo aquí y sería desarraigar a mi familia solo para cumplir con mi sueño.  No obstante hoy por hoy, busco alternativas empresariales que me acerquen a mi país, a mi provincia y a mi gente… Quién sabe las vueltas de la vida.

Categorías: Embajadores