El pasado miércoles, el proyecto de ley 5/18, obtuvo media sanción en el Senado de la Nación para la Creación del Parque Nacional del Iberá.

El proyecto fue avalado por unanimidad en el Senado y ahora será el turno de los Diputados de la Nación.

El parque nacional tendrá más de 150.000 hectáreas y habrá también otras 23.000 de reserva nacional.

Junto al parque provincial, conforman el Gran Parque Iberá de más de 700.000 hectáreas, uno de los más grandes del país

 

“Agradezco a quien donó tierras para hacer posible el Parque Nacional Iberá, un ciudadano norteamericano interesado en la preservación, el señor (Douglas) Tompkins”, destacó el senador Pedro Braillard Poccard

 

Los Esteros del Iberá son un depósito de agua dulce estancada, de lento escurrimiento, con una profundidad que no supera los tres metros y se encuentran cubiertos por plantas acuáticas.

Se constituye como el segundo humedal más grande del mundo: antiguos cauces o lechos abandonados del río Paraná conforman la base de esta compleja red de humedales, que se encuentra compuesta por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.

Los Esteros del Iberá son un área de especial valor para la conservación de la biodiversidad en Sudamérica.

La Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (Convenio de Ramsar) incorporó en su listado a los Esteros del Iberá.

En su interior se alberga un diverso mosaico de paisajes y ecosistemas que contienen cerca de 4000 especies identificadas de flora y fauna, que son alrededor del 30% de las especies conocidas para la Argentina.

Entre los ambientes en el interior de la cuenca se encuentran los malezales, bosques higrófilos de influencia paranaense, bosques y sabanas de ñandubay, pastizales de paja colorada o espartillo, palmares de yatay y yatay poñi, lagunas, embalsados, arroyos, playones arenosos del río Corrientes y praderas sumergidas del arroyo Carambola y sus afluentes.

El aguará guazú, el ciervo de los pantanos, el venado de las pampas, el lobito de río y el oso hormiguero. Además de estas especies de fauna formalmente protegidas, los Esteros del Iberá representan el principal refugio para otras especies como los carpinchos, yacarés, aves acuáticas, y varias especies de aves gravemente amenazadas como el yetapá de collar, los capuchinos, la monjita dominica, la cachirla dorada, el águila coronada o el cardenal amarillo.

En los Esteros del Iberá, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales desarrollan un proceso de restauración de fauna localmente extinta de América Latina.

Actualmente se cuenta con poblaciones ya restablecidas de dos monumentos naturales como el oso hormiguero y el venado de las pampas, y se han iniciado nuevas poblaciones de otras especies localmente extintas como el pecarí de collar y el guacamayo rojo.

Además, la Provincia de Corrientes autorizó la creación del Centro Experimental de Cría de Yaguaretés, que tiene como objetivo el desarrollo de técnicas destinadas a criar a este amenazado felino -el mayor de América y tercero en el mundo- para que pueda ser reintroducido algún día en su ambiente natural.

En el futuro se plantea la posibilidad de restaurar la presencia de las otras grandes especies de fauna que habitaban los Esteros del Iberá hasta tiempos recientes, como el tapir, el ocelote, el muitú, el lobo gargantilla, el tordo amarillo, o la chuña de patas rojas.

Los Esteros del Iberá y su entorno albergan valores culturales únicos que surgen de la interacción histórica de los pueblos guaraníes, los misioneros jesuitas, los colonizadores hispánicos, la cultura gauchesca de los pastizales, y los inmigrantes europeos recientes.

Como resultado de esta mezcla única de orígenes culturales y ambientes ecológicos surgen expresiones culturales que no pueden ser encontradas en otros lugares de Sudamérica

La exuberante flora local incluye numerosas especies acuáticas como el camalote, y amapolas de agua —que dan lugar al fenómeno de los embalsados, auténticas islas flotantes que complican la geografía de las lagunas— además de extensos pirizales.

Actividades que se pueden realizar en los Esteros del Iberá son: senderismo, travesías en Kayaks, paseos en lancha, paseos en canoa a botador o tirada por caballo, avistaje de aves con guía experimentado, cabalgatas, paseos en carro, safaris nocturnos, visita a artesanos, circuitos de visita que varían desde un día a cuatro y probar la gastronomía regional.

«Esteros en Foco«, es el primer reality show de fotografía y de habla hispana

 

Fuentes: El litoral Parque Ibera Proyectoibera Parques Nacionales
Categorías: Notas y Noticias