Vino la genia de Marlene Bütof y pasó todo esto: