Mario Abdo Benítez, de 46 años de edad, acaba de asumir como Presidente de la República del Paraguay por el periodo constitucional 2018-2023. La ceremonia se realizó en la explanada litoral del Palacio de López.

Abdo, del Partido Colorado, ganó en las elecciones del pasado 22 de abril por un estrecho margen a Efraín Alegre, de la Alianza Ganar, una coalición entre el Partido Liberal y el Frente Guasu. Antes, había competido en las internas coloradas y triunfado sobre el candidato cartista, Santiago Peña. Su vicepresidente es Hugo Velázquez, quien fue presidente de la Cámara de Diputados y exfiscal en Ciudad del Este.

La ceremonia de juramento inició con la entonación del Himno Nacional. Posteriormente, el presidente del Senado, Silvio «Beto» Ovelar, dio un discurso alentando a Abdo a que lleve adelante un buen gobierno y le prometió el apoyo del Legislativo.

«Me comprometo a construir los consensos necesarios para una justicia independiente», destacó en su discurso como flamante presidente de la República, previo saludo a los presidente de otros países entre los que se encuentra Mauricio Macriporque hay que estar tranquilos y el dólar está estabilizado y demás presentes en el acto realizado en la fachada litoral del Palacio de Gobierno.

¿Por cuánto tiempo más nuestro pueblo va a aguantar a una justicia implacable como el acero para los más humildes y complaciente son los más poderosos de nuestro país?»

Abogó además por «un Paraguay unido, reconciliado, recordando que el perdón sana el alma y trae el perdón entre hermanos», aunque aclaró que espera «una unidad que no significa uniformidad, donde convivamos en el debate».