Alexandria Ocasio-Cortez, de raíces latinas, se convirtió en la mujer más joven que llega al Congreso en la historia de los Estados Unidos, a sus 29 años de edad. Derrotó por un amplio margen al republicano Anthony Pappas en el distrito 14 de New York con una diferencia de más de 55% de los votos.

Ocasio-Cortez hizo una campaña austera pero de cara a los vecinos del Bronx y Queens. Una outsider que logró ser la voz de la gente y se ganó su confianza.

Alexandria Ocasio-Cortez abraza a los militantes tras su triunfo (REUTERS/Andrew Kelly)

“Algunas personas dicen que gané por razones demográficas. Primero, eso es falso. Ganamos con votantes de todas las clases. Segundo, aquí está mi primer par de zapatos de campaña. Llamé a puertas hasta que la lluvia atravesó las suelas”.

Alexandria Ocasio-Cortez

Esta será la primera ocasión en la que ejerza un cargo público pero no es la primera vez en la que hace campaña ya que participó activamente en la comitiva electoral de Bernie Sanders en 2016 frente a Hillary Clinton y trabajó como asistente para el senador Ted Kennedy (ya difunto).

Ocasio-Cortez es la líder oficiosa de un grupo de candidatas latinas conocido como las “insurgentes” por haberse enfrentado con éxito al “establishment” demócrata y que apoya políticas como el “Medicare” para todos los ciudadanos, la universidad gratuita o la eliminación del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. También defiende un salario mínimo de 15 dólares a la hora, la vivienda como un derecho humano, aprobar incentivos fiscales para la construcción de viviendas más asequibles, etc. Llegó el peronismo a EEUU, muxaxes.

Pertenece a la organización nacional “Democratic Socialists of America” y define el socialismo como una manera de garantizar una vida digna, que los niños tengan una buena educación, servicios de salud y también proteger los derechos civiles.

Nacida en el Bronx en 1989 de madre puertorriqueña, ganó en junio (contra todos los pronósticos) “las P.A.S.O” de su partido a Joe Crowley, un peso pesado de los Demócratas que ocupaba un escaño desde 1999 y era conocido como “el Rey de Queens”.

Crowley, que aspiraba a sustituir a Nancy Pelosi como líder de los Demócratas en la Cámara de Representantes e incluso presidirla, perdió contra Ocasio-Cortez, a pesar de que ella solo disponía de US$194.000 frente a los US$3.400.000 de presupuesto del veterano congresista. In your face!

Ahora, Ocasio-Cortez es la mujer congresista más joven de la historia de Estados Unidos, una marca que anteriormente tenía la representante del distrito 21 de Nueva York, Elise Stefanik, quien llegó a Washington en 2015 con 30 años.