En la madrugada de este jueves se registró un tiroteo el “Borderline Bar and Grill” en Thousand Oaks, California, Estados Unidos. Había 200 personas en el local al momento de la tragedia. Horas después del ataque se confirmó que los muertos eran 13 incluyendo al tirador que disparó y un policía.

Según los primeros reportes hubo al menos 30 tiros y numerosas ambulancias se dispusieron en el lugar para ayudar a las víctimas.

Los testigos aseguran haber visto a un sujeto arrojando bombas de humo al interior del local y comenzó a disparar a la barra del bar y uno de los impactos fue recibido por un guardia de seguridad. 

Se estima que los heridos podrían ser gran parte jóvenes debido al horario en que fue el ataque y por la cercanía de diversas universidades por el sector.


Según las autoridades, el tiroteo provocó una estampida de cientos de asistentes y llevó a algunos a utilizar los taburetes de bar para romper las ventanas en su afán de escapar.

Entre los fallecidos estaban 11 personas que se encontraban dentro del bar, el pistolero y un sargento que fue el primer agente en entrar al lugar de los hechos.

El tirador, de apellido Helus, era alto y vestía de negro con una capucha que cubría su cabeza y tapaba parcialmente su cara, según el relato que hicieron testigos del suceso a la prensa en el lugar. Dijeron que disparó primero a una persona que trabajaba en la entrada del local y después abrió fuego sobre la multitud de una forma que parecía aleatoria.

Helus fue abatido con varios disparos. 

Etiquetas: