Paola Córdoba entró a su casa sobre la calle 18 de Octubre en José C. Paz y se encontró con la peor escena que habría podido imaginar: su marido, Alberto Elvio Naiaretti, ex empleado de una empresa de plásticos, intentaba abusar sexualmente de su hija de 18 años. Cuando llegó la Policía Bonaerense, Paola confesó el crimen.

Las heridas se encontraban en el torso del cuerpo de Naiaretti, en el pecho, en el abdomen. Los forenses comenzaron a contarlas: 185 en total.

Según se pudo saber la pareja ya había tenido problemas de violencia doméstica antes, pero el desenlace fatal de este lunes habría tenido lugar luego de que la mujer encontrara a Naiaretti forcejeando con su hija, de 18 años, en ese momento, Córdoba se dirigió a la cocina, tomó un cuchillo y no dudó en comenzar a apuñalarlo, según su propio relato.

La adolescente de 18 años también habría participado en el homicidio, por lo que tras las primeras pericias y la recolección de testimonios, fue detenida también por la policía de la provincia de Bs. As.


Los antecedentes del difunto Naiaretti incluyen una causa por “encubrimiento” (2006), en 2007 una “contravención” y en 2014 una “tentativa de hurto agravado”. Además de varias denuncias en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Malvinas Argentinas por “violencia familiar”. Fuentes indican que Córdoba denunció que su marido no solamente la golpeaba, también la obligaba a prostituirse.

Este lunes por la tarde desde las redes sociales, algunas personas convocaban a manifestarse  en la comisaría de donde se encuentran alojada Córdoba y su hija, por considerar que actuaron en “legítima defensa”.

 

 

(Infobae)