Argentina venció 3 a 2 a Brasil, en un partido que terminamos mirando de pie por los nervios, consagrándose campeón de la Copa Mundial de Futsal que desarrolló en la provincia de Misiones. El título se definió en el suplementario, luego de que empatarán 2 a 2 en el tiempo reglamentario.

La presión alta le volvió a dar resultado al equipo de Ariel Avveduto, en que apenas corrían dos minutos, el misionero Sandro Antiveros recuperó una pelota cerca del area, evadio al arquero y definió para el 1 a 0 parcial y delirio de las más de 6.500 fanáticos que no podían creer lo que estaban viviendo.

Argentina continuó presionando alto, pero de contra Brasil comenzó a llegar al arco argentino; en una de esas escapadas llegó el empate de la verdeamarelha, con definición de Diego Da Costa.

En el segundo tiempo Argentina buscó por todos lados recuperar la ventaja pero no alcanzó para controlar el juego. En la primera jugada el conjunto brasileño se anotó un gol de Fernando Hamann, a un minuto veinte segundos para terminar el encuentro.

El equipo argentino sintió el golpe y las esperanzas parecían desaparecer con los números del cronómetro. Pero tras un lateral a seis segundos de finalizar el tiempo reglamentario, Mescolatti logró el milagroso 2 a 2.

En el tiempo suplementario, y con el rush de energía que les dio ese gol sobre la hora, el seleccionado Argentino dominó el partido y Gonzalo Pires (un jugador que casi se pierde el mundial por una lesión), juntó la Yabotí con la red del arco brasilero.

Brasil salió con todo lo que tenía en los minutos finales pero no alcanzó y Argentina se llevó su segundo mundial de Futsal con un 3 a 2.