Pete Buttigieg, es el joven alcalde abiertamente gay de una ciudad del Medio Oeste industrial de los Estados Unidos. Se convirtió en un fenómeno, ya que lanzó oficialmente su candidatura presidencial para 2020.

“Mi nombre es Pete Buttigieg”, se presentó el treintañero en mangas de camisa. “Me llaman ‘Alcalde Pete’. Soy un orgulloso hijo de South Bend, en Indiana, y me presento a las elecciones presidenciales estadounidenses”.

Con solo 37 años, este millennial sirvió en Afganistán, se graduó en Harvard, aprendió siete idiomas y es alcalde de South Bend. Ahora, intenta convertirse en el primer presidente abiertamente gay de Estados Unidos, y el más joven. Ahora la está rompiendo en las redes sociales.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y barba

“Vendemos un mito a las comunidades rurales e industriales: el mito según el cual podríamos parar el tiempo y volver al pasado”, señaló delante de una multitud alborozada, haciendo un evidente guiño al eslogan de Donald Trump (“Devolver la grandeza a Estados Unidos”).

“Ahora es el momento, probablemente el único momento en la historia estadounidense, en el que sería lógico que alguien de mi edad, con la experiencia del Medio Oeste industrial (…) aporte algo que pueda ayudar realmente a los estadounidenses”, dijo a la cadena NBC la semana pasada.

Había más gente que plazas disponibles en la antigua fábrica de automóviles de South Bend, donde Buttigieg lanzó su candidatura, por lo que parte de los asistentes se quedaron en el exterior bajo la lluvia viendo el discurso en una pantalla gigante.

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, primer plano y exterior
Pete, el Alcalde Millennial, ya cuenta con una base importante de electores (y fans) en su lugar de origen.

Es que el joven candidato viene de estos territorios que inclinaron la balanza a favor de Donald Trump conocidos como “Rust Belt”,  se trata de un “cinturón industrial”, situado al Medio Oeste de Estados Unidos y enormemente afectado por el declive de la industria.

Es hora de una Nueva Generación (En Milénico te bancamos, Pete)

“Representa una nueva generación de liderazgo demócrata. Adoramos su visión”, expresó Jenn Watts, de 35 años, que llegó con su hija de tres a ver al candidato. “Para una madre joven con una niña pequeña, él representa lo que quiero que mi hija vea como líder en este país”, agregó.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo

En los tres meses que siguieron a la declaración de un comité exploratorio para evaluar su eventual carrera presidencial, Buttigieg recaudó 7 millones de dólares, más que la mayoría del resto de candidatos. Podés aportar acá. Ya sabemos que no ponés un sope acá, vas a aportar a la campaña en USA, pero igual para que le eches un vistazo.

El joven se sitúa además en el tercer lugar de las intenciones de voto, según las últimas encuestas en Iowa y New Hampshire, los primeros estados que votarán en las primarias el año próximo.

Buttigieg fue elegido alcalde cuando tenía 29 años. Nació y creció en Indiana, estudió en Oxford y se graduó en historia de la Universidad de Harvard. El año pasado se casó con Chasten Glezmen, un docente.

Este pianista de música clásica creció en una ciudad que supo ser próspera y cuya economía implosionó cuando gigantes del sector automotor como Studebaker cerraron sus fábricas en los años cincuenta y sesenta.

La localidad ha recuperado cierta pujanza, y a Buttigieg se le atribuyó la revitalización de partes del centro de la ciudad.