Diego René Martín y Federico Miravet


Lo de ayer, independientemente del lado que te encuentres, fue histórico. Pero histórico de que la gurisada lo va a estudiar en las aulas de la escuela y en las universidades del país se va a tocar el tema. Un partido provincial que insistió durante toda la gestión y toda la campaña con no nacionalizar los problemas; enfrentado al partido del presidente del PRO, el partido más importante de la alianza que gobierna el país y realizando una campaña con un volumen casi imposible para el ruido de la realidad diaria, logra un triunfo inédito, arrollador, brutal, impresionante, irreprimible, aplastante que terminará de tener números en el escrutinio definitivo pero no se estima que se aleje mucho del 72% a 17% que muestra la pantalla de esta computadora a esta hora.

Herrera Ahuad y Arce estrenarán oficinas (en realidad Oscar Herrra Ahuad se muda dentro de la Casa de Gobierno) el 10 de diciembre con un apoyo inédito en Misiones y que no solamente ayuda a sacarles presión en medio de lo que puede ser un contexto país muy diferente al de hoy, habiéndose elegido ya un nuevo presidente; también les imprime una carga de responsabilidad nunca antes vista en la provincia.

Oscar Herrera Ahuad se transformó ayer en el cuarto gobernador de Misiones que asume bajo el branding del Frente Renovador de la Concordia que lleva 5 gestiones al frente. El armado político más plural y exitoso (electoral y de gobierno) del país al momento con radicales, peronistas, independientes y representantes de otros espacios; creado en 2003 por iniciativa del exgobernador y actual presidente de la cámara de Diputados provincial, Carlos Eduardo Rovira, que, evidentemente, interpretó mejor que los adversarios la demanda de los usuarios/votantes. Design thinking le decimos los diseñadores.

Por esas cuestiones de la coherencia, la política y las casualidades, el mensaje del partido de gobierno provincial era más parecido al del gobierno nacional que el de sus representantes en Misiones: No volvamos al pasado.

Schiavoni y Puerta, codo a codo, buscaron derrotar a «la Renovación» sumando fuerzas como lo hicieron en los 90’s, pero el resultado fue peor de lo que cualquier analista podía pronosticar hace 45 días, una derrota que deja más «muertos» de lo que cualquier espacio se puede permitir. No olvidemos igual, que es destacable el trabajo de Pedro Puerta, hijo del Embajador en España y un dirigente político joven que mamó todo lo que hay que hacer, decir y pedir en política, logrando varios concejales en el interior de Misiones bajo la marca de #ActivarMisiones, teniendo su mérito propio. Y con una carga de apellido, importante.

También, a nivel ciudad de Posadas, es importante ponderar el trabajo de Ariel «Pepe» Pianesi, que no jugando totalmente de local, debido a su labor como Diputado Provincial, logró mantenerse vigente para en 2 años poder establecer sus propias reglas por sobre sus correligionarios y amigos de la alianza que vienen del PRO, si es que la alianza sigue existiendo. Si bien nunca vamos a entender por qué, el radicalismo, cedió tanto espacio al PRO cuando los primeros eran los que aportaban la territorialidad, este es otro mensaje: “Muchachos, se perdió por mucho pero somos los que tenemos los votos”.

El algoritmo estratégico político

Rovira hizo mención a la Renovación 5.0 Neo anoche. Y esbozó este concepto, el del “algoritmo estratégico político”, clave. Evidentemente al Frente Renovador de la Concordia le funcionó la conjunción de política y tecnología; no es muy difícil el análisis en este punto: todos aquellos dirigentes (jóvenes y grandes) que se han encargado de manifestar que “nos quieren correr del barrio con esto de las redes sociales” son los que hoy no están figurando en lugares protagónicos de gestión, ni en listas, ni de operadores. A alguno le tocó supervisar una escuela, eso sí, donde seguro ganó la Renovación.

¿Por qué funcionó el mix tecnológico político? En primer lugar, porque no se quedó en el discurso, porque en esta campaña nadie se pudo reír del slogan 5.0 cuando la escuela de robótica, el flipped learning y los polos TIC’s funcionaron. Con muchas cosas para mejorar, absolutamente. Y segundo, porque desmitificaron ese pensamiento viejo de gente grande y joven. No se reemplaza con tecnología a la política tradicional, se la complementa, se la potencia. Doblemente meritoria la actitud de políticos más tradicionales, que entendieron como funciona hoy el mundo, y se modernizaron para comunicar a la sociedad.

Carlos Rovira percibió que había nuevos jugadores en la cancha y que sus ideas son más que bienvenidas en la Renovación. Así lo dijo en el búnker victorioso este domingo mientras que Humberto, desde su local donde había 8 sillas de plástico preparadas para los asistentes, reconocía la derrota. Entonces párrafo aparte para esos jóvenes, tanto para los que formaron parte del sublema ganador de Posadas (que será del que más se va a hablar), como para los que estuvieron presentes en el segundo y los demás propios de la Renovación. Está bien, uno fue el victorioso, pero todos se aggiornaron e intentaron interpelar a los votantes con video selfies, mates, propuestas, y encuestas a través de historias de Instagram. Resta que algunos dejen de leer carteles, mientras hacen el video, para presentarse y decir el nombre del sublema y estamos. Creemos que para 2021 eso estará solucionado.

Y acá un pequeño espacio (no sabíamos en que parte de la nota ponerlo, es la verdad) para aquellos técnicos renovadores detrás de esto. Los especialistas en comunicación, los de acá, que asesoran a un montón de candidatos y fueron consultados por un montón de políticos para conseguir esa llegada a un público que le es difícil. No reacios a los dirigentes, sino a la política misma. Bueno, ahí también hay un laburo fino de especialistas comunicadores invisibles ¿o invisibilizados? que, con la impronta misionera, prepararon a candidatos de cara a estas elecciones sin llevarse los laureles ni el prestigio y sin la posibilidad de poner la trucha.

Y esos exopositores que formaron sublemas propios o fueron parte de otros más puros ¿Qué les queda? Son parte de esos jugadores que menciona el mismo Rovira. Un análisis básico sería “más vale que me sumen adentro a que construyan afuera”, por parte de la renovación. Y del lado de los Wipplinger, Velázquez y Holz (entre otros) es: “si no estoy acá, es imposible”. Pero sería pecar de ingenuo y a nosotros nos gusta demasiado la política como para concentrarnos en esto y vamos más allá. Lo que observamos es gente decepcionada, enojada con todas las coaliciones que formaron alianzas antes y que están aburridas de siempre lo mismo ¿!Cómo, aburrido del siempre lo mismo, podés sumarte a la Renovación!? Porque la renovación no es Gildo Insfrán, porque hay una conducción desde la primera hora, sí, con una impronta aun más grande que esa, puede ser; no estamos en Formosa para chequearlo, pero las caras de la foto principal van variando.

Muchas cosas se discutirán de acá a diciembre ¿Fernández – Fernández? O, justamente lo que dio como resultado el abultado triunfo, ¿Hace la suya el Frente Renovador de la Concordia? ¿Cuál de todos los sublemas es el que recibirá su premio en la próxima gestión? La polémica de las 16 bancas, resultado muy parecido al de 2011 cuando el Frente Renovador metió 18, también será motivo de charla.

Sobre los que jugaron en Posadas y no llegaron, no hay una certeza porque ahora la pelota está en el terreno de Losada, pero hubo un mensaje en el discurso de anoche, y la intención es que Joaquín siga jugando en el mismo equipo. No se pueden menospreciar los 34 mil votos ni a los que integraron esa lista de concejales. Ahí está el mismo Presidente del órgano deliberativo de la ciudad, que ha hecho una gestión de modernización histórica (emblema de la renovación) en los últimos dos años, y ahora renovó por cuatro años más.

Restará un ejercicio más serio sobre las coaliciones en Misiones y en lugar de pensar que todos se suman al paraguas renovador porque de afuera es imposible, hay que analizar con más profundidad el por qué de cada salto al team ganador. No es polémico que la Renovación reciba y reciba gente. Lo único polémico es la camisa de Rovira.

 

Foto: Raúl Echagüe