Llevándose más de 11,6 millones de votos el equipo de Alberto Fernandez espera la victoria en las elecciones definitivas de octubre.

La amplísima victoria del exjefe de Gabinete de los Kirchner pone en jaque la política económica del Gobierno y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Se da por sentado que si este resultado se repite en octubre y si Alberto finalmente es electo presidente, la Argentina se sentará a renegociar los términos y plazos previstos en el pacto sellado por Cambiemos con el organismo internacional de crédito.

Mauricio Macri, cree que el Fondo es quien mejor garantiza la continuidad del programa tal como fue diseñado, mientras que Alberto Fernández podría buscar una renegociación de los plazos para aliviar la carga de pagos una vez que termine el acuerdo a mediados de 2020.

Werner evitó comentar al respecto, pero en Washington muchos opinan que en realidad ese será, muy probablemente, el camino que deberá recorrer la Argentina sin importar quién gane.

En los próximos días se anunciará la fecha de la próxima misión del FMI a la Argentina para la quinta revisión del acuerdo. Los técnicos llegarían este mismo mes al país, en un momento decisivo para la continuidad del gobierno de Macri, quien pactó con el Fondo Monetario un programa a tres años.