Se trata de la joven Yanina Almada, de 23 años, quien el año pasado decidió operarse de las amígdalas ya que tenía problemas desde chica que le impedian tragar y respirar. La tragedia ocurrió el pasado jueves 14 de noviembre de 2018, cuando Yanina se internó en el Hospital San Martín de Posadas, Entre Ríos, con el fin de ponerle fin a esa dolencia que tanto la aquejaba. Ese día, la vida de Yanina daría un vuelco dramático cuyas consecuencias sufre aún hoy.

«Desde el principio tuve miedo», cuenta Yanina. Para tranquilizarla, la médica que la operaría minutos más tarde, le decía que la intervención era una de las más sencillas y que no había por qué preocuparse. Más confiada, pero aún con nervios, después de oír a la médica, Almada entró en el quirófano, la prepararon la cirugía y se durmió luego de que le administraran anestesia total.

Uno de los enfermeros que la atendía le reveló que la «cirugía se había complicado» y que tuvieron que hacerle una traqueotomía.​ «Me enteré que perdí mucha sangre y tuvieron que reanimarme», agregó.

Almada recibió el alta a los tres días y fue a ver a la profesional que la había atendido para saber qué había pasado: «No me decía nada, no contaba nada y lo único que hacía era reírse», recuerda. Pero el calvario no terminó allí, porque luego de una serie de estudios a la que fue sometida descubrió algo peor: «Los médicos que me estudiaron después de la operación me dijeron que al suturarme, la carótida quedó más chica y que afectó la irrigación de sangre a la cara», manifestó. Luego agregó en su relato: «Tengo la vida de una persona mayor. Me cuesta caminar, respirar y tomo un montón de pastillas. Además quedé con ataques de pánicos y tengo hacer tratamiento psicológico una vez por semana».

Cristhian Panceri, abogado de la joven, denuncian por mala praxis a la médica que la atendió: «No puede dormir boca arriba porque se le paraliza la mitad izquierda de la cara, se cansa con frecuencia, no puede realizar actividades física, ni levantar a su hija y le quedó un hematoma el cabeza. Además pierde pelo», detalló el hombre sobre su clienta, quien confirmó que harán una presentación ante la justicia por lesiones gravísimas en el cuerpo y en la salud y piden su inhabilitación para ejercer la medicina.  La causa se encuentra en etapa de instrucción y la Justicia ya pidió la historia clínica de la joven al hospital. También exigieron una pericia médica para confirmar los daños que causó la presunta mala praxis.

Fuente: Perfil