El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, afirmó hoy que presentará su dimisión ante el presidente de la República, Sergio Mattarella, tras la crisis de Gobierno abierta en el país, entre el antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga.

El ministro del Interior y vicepresidente del Ejecutivo, Matteo Salvini, había presentado una moción de censura en su contra.

«La crisis en curso socava la acción de este Gobierno que se detiene aquí (…) Aprovecho para comunicar que presentaré mi dimisión como jefe de Gobierno ante el presidente de la República», dijo Conte, en una intervención en el Senado, después de que el líder de la Liga, ministro del Interior italiano y vicepresidente del Ejecutivo italiano, Matteo Salvini, presentara una moción de censura en su contra.

Conte dirigió contra Salvini un discurso muy duro, en el que le acusó de oportunismo y de «irresponsabilidad institucional», al haber desatado una crisis «que ha llevado al país a una espiral de incertidumbre política y financiera».

«La decisión de la Liga que presentó la moción de desconfianza», así como «las declaraciones y comportamientos, claros y unívocos, me imponen interrumpir esta experiencia de gobierno», afirmó Conte en una comunicación al Senado. «Ahora el presidente de la República (Sergio Mattarella) conducirá la república en este pasaje delicado. Aprovecho la ocasión para agradecerle el apoyo que me dio», afirmó Conte.

«Italia no necesita gente que pide plenos poderes sino líderes con sentido de responsabilidad y de las instituciones», afirmó Conte al hacer una referencia a los plenos poderes pedidos por Benito Mussolini en 1922 y que terminaron en el fascismo.

Al aliado de gobierno por 14 meses, a quien llamó en varios ocasiones, «querido Matteo», lo acusó de haber remado siempre en contra del gobierno pactado entre la Liga y el antisistema Movimiento 5 Estrellas. «En muchas ocasiones invadió el campo de otros ministros, los criticó y quebró la unión del equipo de gobierno», resumió el primer ministro tras anunciar que «este gobierno hasta aquí llegó».

El complicado acuerdo entre la Liga y el M5E se quebró definitivamente después de la crisis desencadenada el 8 de agosto por Salvini, al pedir elecciones anticipadas.

Por su parte Salvini, con el cargo también de ministro del Interior, respondió con un discurso con tono de propaganda, desde los escaños de su partido y en varias ocasiones interrumpido. «No me arrepiento de nada», dijo, tras gritar que representa a «un pueblo soberano», que «no teme nada», «libre», suscitando la ira de buena parte de los senadores.

«Hace semanas, creo meses, que ya pensaban en cambiar alianza», acusó Salvini, al denunciar la posibilidad de que nazca un nuevo gobierno con otra coalición de la que formaría parte el M5E, vencedor de las elecciones del 2018 con el 32% y el Partido Democrático centro-izquierda), segundo con el 18%.

Ahora, Mattarella deberár abrir consultas con los partidos políticos para ver si se puede formar una nueva coalición. De lo contrario, disolverá el Parlamento.

Secuencia de La Crisis del Mojito

El ministro de Interior, Matteo Salvini, interrumpió las vacaciones del Senado al romper la coalición de gobierno que formó con el Movimiento 5 Estrellas. “La crisis del mojito» tenía al país en vilo en espera de que la presencia este martes el primer ministro, Giuseppe Conte, en el Senado en respuesta a la moción de censura depositada por el líder de la Liga, Matteo Salvini. Finalmente renunció.

Una crisis «montada» por el Ministro del Interior que, en pleno verano, con los parlamentarios de vacaciones y, literalmente entre mojito y mojito, dio por rota la coalición de gobierno que comenzó a funcionarhace solo 14 meses con el «antisistema» Movimiento 5 Estrellas (M5S).

«No sabemos qué sucedió entre un mojito y otro. Han abierto una crisis en la playa, y la estamos trayendo al Parlamento porque es el lugar democrático para debatir», declaraba hoy el líder del M5S, Luigi Di Maio, acerca de su hasta ahora socio de gobierno.