Una nena de 8 años, abusada por su propio padre, tuvo que buscar auxilio en su maestra ya que cuando intentó contarle lo ocurrido a su madre no le creyó a pesar de haberla encontrado con sangre luego del abuso.

Gracias a la intervención de la maestra de la menor, se comprobó la violación en el Hospital Samic, intervino la justicia, y el hombre fue detenido.

El individuo atacó a su hija aprovechando la ausencia de la mamá que había salido a realizar trámites en el centro de Eldorado. Al regresar y pese a que la encontró cubierta de sangre, la mujer no creyó el relato del calvario de su hija.

Por la tarde en la escuela primaria a la que asiste, la niña se echó a llorar y le contó lo ocurrido a su maestra. Intervino la directora y trasladaron a la menor al hospital Samic, donde los médicos confirmaron el abuso.

Desde el hospital llamaron a la madre de la menor y le confirmaron el hecho. Desde la Unidad Regional III informaron que por estos momentos se encuentran investigando el delito del que fue víctima una menor de edad cuya identidad es reservada.
En la investigación interviene el Juzgado de Instrucción Numero Dos de esta ciudad a cargo de la doctora Nuria Allou, quien ordenó que la investigación se mantuviera en reserva.