El viernes 6 de septiembre, a las 20 hs, una gran movilización esperaba en el aeropuerto Libertador General José de San Martín a la ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner. Cientos de personas esperaron para recibir a la candidata a vicepresidenta de la Nación por el Frente de Todos, lo cual nos daba una pauta de que clima se viviría al otro día cuando la senadora presentara su libro en el polideportivo Finito Gehrmann de la ciudad de Posadas. Y así fue.

“Compañera, ¿sabe de dónde puedo sacar una pulsera? Yo estoy acá vendiendo chipa pero quiero ver si puedo entrar a verla” me dijo un hombre de unos 70 años, con una chomba amarilla clara y unas bolsas de chipa en la mano. Yo por mi parte estuve expectante hasta solo una hora antes a
ver si conseguía o no esa bendita pulsera y por suerte, así fue. “Bienvenida a la tierra colorada, compañera”, “Gracias Cristina”, “La Patria es el otro”, “Volveremos”… estas eran algunas de las consignas y frases que se leían en remeras, banderas y carteles afuera del polideportivo situado en
las intermediaciones de las avenidas Rademacher y Comandante Rosales.

Mientras más me acercaba al lugar más grande era la emoción y más caras conocidas se comenzaban a ver. Se comenzaba a notar como cambiaba la atmósfera. Me tocó abrazar a varios compañeros mientras entraba al estadio, compañeros con los que comparto el día a día y compañeros a los que no veía hace mucho, mientras comentaba mi emoción con quien estuviera al lado como si fuéramos conocidos, esa confianza que sabemos que solo te genera quien comparte algo en común, y que claramente si estábamos allí es porque algo compartíamos y era algo importante.

Peronistas, kirchneristas, renovadores, radicales, independientes… todos los que estábamos ahí lo hacíamos porque sabíamos que ahí estaba la conductora de algo grande y de algo que extrañábamos: un modelo de nación con todos adentro.

Afuera, alrededor de 12.000 personas escucharon atentamente y vieron por una pantalla la presentación del libro, mientras adentro, a estadio completo, 3.500 personas estuvimos presentes y así como pidió ella, además de personalidades destacadas del deporte, la cultura y los dirigentes del PJ y La Renovación, estuvo repleto de militantes y “gente de a pie”.

Con mucha emoción, lagrimas en los ojos y cantando el clásico “vamos a volver” recibimos a la senadora nacional en el polideportivo, quien comenzó la presentación recordando los 10 años del trágico tornado de San Pedro. A mi se me erizó la piel, fue mucha la emoción, mientras se iluminaba la pantalla de mi celular y me llegaba un mensaje de un conocido no muy simpatizante de CFK: “es impresionante lo que te causa esta mujer”. Y sí.

Ella por su parte hablo del libro, de sus procesos personales y políticos, se quejo del calor y nos recordó que ella “es pingüina”. De todos los valiosos conceptos que nos dejo, lo más rescatable a mi entender, fue que nos dijo que tenemos que hacernos cargo. Fue muy contundente recalcando que “la gente no vota para que sus dirigentes le echen la culpa a otros” y volvió a repetir el concepto de un nuevo contrato social, lo que no significa otra cosa más que la de entender la responsabilidad ciudadana que tenemos los mas privilegiados para ayudar a levantar a nuestra Argentina. Pero sobre todo, este concepto también la alcanzo a ella, a quien se la vio humildemente renovada y recalco que ella también debe hacerse cargo de las cosas que se hicieron mal; repitió un concepto de Alberto: no solo volver, sino volver mejores.

“Al final pude entrar ¿viste?” me dijo el señor de la chomba amarilla muy emocionado mientras de fondo se escuchaba como gritaban irónicamente “Te amo porota” a lo que ella respondía “yo también los quiero mucho” o una señora cerca mío que con todas sus fuerzas decía “Gracias por volver, este pueblo siempre te acompañó” y con justa razón. Siempre la acompañamos. No sólo las más de 15.000 personas que estábamos presentes físicamente, sino que Cristina gano en Misiones sus dos elecciones a presidenta y ahora, con Alberto Fernández a la cabeza de la formula, sacó más de un 55% en las ultima PASO. A ella que propuso un país para todos y no hizo que eso quede solo en un concepto sino, que en sus 8 años como presidenta tuvo en cuenta a las minorías, a las mujeres y a las provincias más olvidadas, como la nuestra, en sus medidas.

Porque es cierto, siempre la acompañamos, como ella siempre nos acompaño a nosotros, porque en definitiva el amor, con amor se paga.

Rovi