El Congreso de Oaxaca aprobó las reformas en favor de la interrupción legal del embarazo y, con ello, Oaxaca se convirtió en la segunda entidad en el país en acoger este tipo de legislación, luego de que la Ciudad de México lo hiciera en 2007.

Grupos en favor y en contra de la iniciativa de reformas al Código Penal de Oaxaca estuvieron presentes durante la discusión al interior y exterior de la sede legislativa. Tras conocerse el dictamen, aprobado con 24 votos a favor y 10 en contra, grupos como Marea Verde y otros grupos defensores de los derechos de las mujeres estallaron en gritos y aplausos.

Las reformas permitirán la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación. Agregan además la causal de aborto por riesgos a la salud de la mujer, incluyen el trabajo comunitario como condena a quien cometa el delito de aborto y especifican que no es necesaria una denuncia de por medio para realizarse una interrupción en caso de violación, entre otros cambios.

La votación en lo general se vio interrumpida por unos minutos ante la falla del tablero electrónico que registra los votos de los diputados. Legisladores opositores se negaban a hacer la votación vía nominal y solicitaron un receso entre el grito «¡Sí a la vida, no al aborto!».

Posteriormente, la Mesa Directiva del Congreso oaxaqueño procedió a tomar asistencia de nueva cuenta y a recoger los votos en el tablero que reanudó funciones.

Tras la votación en lo general y de desecharse las reservas, se tomó la votación en lo particular de la reforma que, tras su aval, convirtió a Oaxaca en la segunda entidad en acoger legislación en favor de la interrupción legal del embarazo. Ante el ambiente de festejo y reclamo, la sesión se cerró.

En la discusión, la perredista Elim Antonio Aquino se manifestó en favor de la reforma. «Es doble y triple moral atentar contra los derechos de las mujeres», afirmó desde la tribuna, y agregó que las reformas «son un paso más hacia la laicidad del Estado», aunque se quedan «cortas, se debería ir más a fondo, pero por algo se empieza».

La morenista Hilda Graciela Pérez Luis dijo que como legisladores no pueden «continuar en la omisión». «Las mujeres reclamamos la soberanía de nuestros cuerpos, es necesario hablar desde la perspectiva de los derechos y no desde la moral», dijo, y aseguró que la reforma beneficiará a las mujeres de los sectores más vulnerables que no pueden acceder a una interrupción del embarazo en condiciones saludables.

Representantes de grupos religiosos se apostaron desde la mañana para manifestarse en favor del «derecho a la vida» con rezos. La movilización en contra de la iniciativa impulsada por legisladoras morenistas fue convocada desde redes sociales, por grupos como el Frente Nacional por la Familia.

Lo que se aprobó:

  • La reforma al artículo 312 define al aborto como la interrupción del embarazo después de la décima segunda semana de gestación y al embarazo como la implantación del embrión en el endometrio.
  • La reforma al artículo 313 define el aborto forzado como la interrupción del embarazo, en cualquier momento, sin el consentimiento de la mujer embarazada.
  • La reforma al artículo 315 abre la posibilidad de que a una mujer que interrumpió su embarazo luego de las 12 semanas se le impongan de 100 a 300 días de trabajo comunitario y no forzosamente la prisión.
  • La reformas al artículo 316 permitirá la interrupción del embarazo cuando sea producto de una violación, independiente de que exista, o no, denuncia y cuando de no provocarse el aborto, la salud o vida la mujer corra peligro.
Fuente: expansion.mx