Nahir Galarza contó que está embarazada de cinco meses, pero dijo que no está segura quién es el padre. Además reconoció que ayer sufrió una fuerte pérdida en la celda del Penal Nº 6 de Concepción Arenal, la cárcel de mujeres de Paraná, donde cumple cadena perpetua por el crimen de su exnovio Fernando Pastorizzo, ocurrido en Gualeguaychú el 29 de diciembre de 2017.

«Lo oculté por miedo, porque quiero cuidar a mi bebé», dijo en diálogo con el portal Ahora.

Según señaló, temía que las autoridades del penal decidieran enviarla al pabellón de madres, porque aseguró que cuando camina por ese lugar, todas las presas la agreden y amenazan.

Consultada sobre si se trató de una relación sexual dentro de la cárcel, planteó: «Que seamos internas no quiere decir que no tengamos relaciones». También confirmó que fue durante una visita.

-¿Sabés quién es el padre?

-Si te digo la verdad, no sé. No lo puedo confirmar porque no estoy segura.

-Es decir que aparte de Matías Caudana, tuviste relaciones con otras personas…

-Sí, no es la única persona con la que me vi. Con Matías tuve una relación de amistad, pero fue a principio de año y después no me vi más. Tengo amigos, compañeros, gente nueva que he conocido en la facultad, o gente que me ha llamado, con la que pegué onda, o conocidos de mis compañeras…

Nahir dijo que enterarse de esta noticia «cambió todo»: «Ya no tengo que pensar en mí sola, esto me generó un montón de cambios. Imaginate lo difícil que va a ser estar acá con un bebé. Me arrepiento de haber hecho lo que hice».

«Sé que todo el mundo me sigue juzgando por lo que hice y estoy arrepentida de algo que para mí es horrible. No es que quiera justificar nada, pero lo que pasa es que nunca se me escuchó a mí, nunca se supo la historia. Solamente se supo el hecho, que te juro y soy muy sincera, estoy arrepentida. Pero a lo que voy, es que siempre se me juzgó sin prestar atención a todo el contexto de lo que pasó», dijo en relación al crimen de Pastorizzo.

Sobre su hijo -que aún no sabe el sexo- dijo: «Deseo que pueda vivir fuera de este lugar, que sea feliz, que nunca tenga que pasar por nada de lo que yo viví». También indicó que nacerá «en enero más o menos».

«Es difícil la situación, no sé. Las internas se quedan acá con el bebé. Si es posible, yo lo que más quiero es quedarme donde estoy (en el Pabellón de Seguridad) porque estoy bien acá, contenida», dijo.

 

Fuente:La Nación