El polémico presidente de Brasil, Jair Bolsonaro quiso destacar la confianza de los inversores extranjeros en su país y protagonizó un papelón. En un nuevo traspié diplomático que suma tensión al vínculo con el mandatario electo Alberto Fernández, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, usó su cuenta de Twitter para informar que tres empresas multinacionales cerrarían sus fábricas en la Argentina para instalarse en territorio brasileño por el triunfo del kirchnerismo en las elecciones. Desde las compañías lo desmintieron y Bolsonaro borró el mensaje.

En medio de la tirante relación entre las autoridades brasileñas y Fernández, Bolsonaro envió esta mañana un tuit para destacar la confianza de los inversores extranjeros en Brasil. «MWM, fábrica de motores americanos; Honda, gigante de automóviles; y L’Oréal anunciaron el cierre de sus fábricas en Argentina y la instalación en Brasil», escribió.

Desmentida

En agosto pasado, dos días después de las PASO, Honda anunció que dejará de producir autos en su planta de Campana desde 2020 a partir de una decisión estratégica global: pasará a ser importadora de automóviles y centralizará su producción local solo en motos.

Honda no cierra su planta en la Argentina, sino que mantendrá sus operaciones en el país tal como estaba previsto, a partir del 2020 concentrando su producción en la línea de motocicletas. La división de autos también continuará en el país con modelos provenientes del exterior», confirmaron hoy desde la empresa a La Nación.

En tanto, la fábrica de motores diésel y de generadores MWM Argentina cerró su planta en la ciudad de Jesús María, Córdoba, el mes pasado. Al hacer el anuncio, en septiembre, la empresa indicó que el «respaldo» para todos los productos MWM en Mercosur se proporcionaría a través de sus operaciones en Brasil, con un enfoque en la red de servicio local de Argentina, asistencia técnica y distribución de repuestos.

En tanto, la empresa de cosméticos L’Oreál no tiene previsto el cierre de ninguna fábrica en la Argentina, según pudo saber La Nación.

Tensión

Tras la victoria de Fernández en las elecciones presidenciales, Bolsonaro dijo que los argentinos «eligieron mal» y aseguró que no pensaba felicitar al presidente electo de la Argentina, principal socio comercial de Brasil. «Nos preparamos para lo peor», afirmó.

Al presidente de Brasil le molesta que Fernández sea aliado del exmandatario Luiz Inacio Lula da Silva.

Por su parte, el canciller de Brasil, Ernesto Araújo, afirmó que «las fuerzas del mal» festejaron la victoria del kirchnerismo. Y advirtió que vislumbraba en la Argentina un modelo de «cierre comercial, modelo económico retrógrado y apoyo a las dictaduras».

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamara a Fernández para felicitarlo por su triunfo, Bolsonaro dijo que no le deseaba el mal a la Argentina.

Sin embargo, pocas horas después, confirmó que no participará de la asunción del presidente electo, el 10 del mes próximo. Y enviará a Buenos Aires a su vicepresidente, Hamilton Mourao.