La petición pedía que los recursos fueron destinados al apoyo de bomberos voluntarios y granjeros devastados por una sequía. A pesar de que se recabaron 260 mil firmas para que se cancelara en Sídney el famoso espectáculo pirotécnico de fin de año, autoridades locales afirmaron que la tradicional fiesta será realizada.

La ciudad planea gastar unos 4.5 millones de dólares en el espectáculo de pirotecnia, recursos que la petición afirma serían mejor utilizados en el apoyo a los bomberos voluntarios y granjeros devastados por una sequía.

Este domingo el primer ministro Scott Morrison anunció que los voluntarios del Servicio de Bomberos Rurales (RFS) en el estado de Nueva Gales del Sur, cuya capital es Sidney, que dejaron sus trabajos para combatir los incendios, podrán solicitar una compensación de 300 dólares diarios.

“Cancelar el evento dañaría seriamente los negocios en Sídney. Arruinaría los planes de decenas de miles de personas de todo el país y del exterior que agendaron vuelos, hoteles y restaurantes para la noche de año nuevo”, apuntó un portavoz de la administración municipal de Sídney.

Sidney y otras ciudades ha sido severamente afectadas por los incendios forestales que se registran desde hace varias semanas y que han dejado ocho muertes.