La policía peruana detuvo a seis turistas, entre ellos dos argentinos, por el presunto delito contra el patrimonio cultural al haber provocado daños en las ruinas de Machu Picchu, donde además habrían defecado.

Según informaron los medios periodísticos peruanos, los turistas ingresaron al centro arqueológico sin haber pasado por ningún control y sin identificarse el pasado domingo a las 7 de la mañana, una hora prohibida para el ingreso al lugar. Al tomar conocimiento de la situación, las autoridades policiales detuvieron al grupo y los trasladaron a una comisaría.

Tras la detención, luego de una evaluación realizada por el jefe del Parque Arqueológico de Machu Picchu, se supo que una roca del Templo del Sol se había caído. «Se comprobó la fractura de un elemento lítico, que se desprendió de un muro cayendo y provocando una hendidura en el piso», informaron tras la inspección.» Además, se encontraron restos fecales en una zona adyacente.

«Los seis turistas están detenidos y son investigados por el Ministerio Público por el presunto delito contra el patrimonio cultural», informó el coronel Wilbert Leyva, jefe de la región policial del Cusco. Si fueran hallados culpables, las penas por dañar el patrimonio cultural pueden llegar a los cuatro años de prisión.

Los detenidos son cuatro varones y dos mujeres de distintas nacionalidades: Favian Eduardo Vera Vergara (30) de Chile; Marion Lucie Martínez de Francia; Cristiano Da Silva Ribeiro (30), Magdalena Abril Retamal (20) de Brasil y Leandro Sactiva (32) y Nahuel Gómez (28) de la Argentina.