“Desde que se comenzó a hablar a nivel mundial de la aparición de esta nueva cepa de gripe llamada COVID10, estuvimos analizando el impacto que podría llegar a tener en el sector estacionero una epidemia de dicha enfermedad en la Argentina”, dijo a surtidores.com.ar el integrante de la Consultora SEMPER FI, Javier Paredes.

Al respecto, aseguró que a través de las nuevas herramientas para smartphones implementadas por las distintas compañías, las estaciones pueden seguir despachando sin necesidad de acercamiento físico entre cliente y playero.

“Con los sistemas programados para autodespacho o mediante la APP que funcionan como medio de pagos, los consumidores no se bajan de los autos y se mantiene el metro de distancia”, destacó.

Agregó que si bien puede resultar en algunos casos, “poco simpática la operatoria”, por medio de la tecnología los trabajadores tanto de playa como de minimercados, pueden consultar producto y solicitar la entrega de la factura correspondiente por cada compra, a través de la ventanilla.

Para el caso de la tienda de conveniencia, explicó que se podría implementar el sistema de “Pickup”, por el cual, la persona solicita producto, y mientras el empleado le prepara pedido, escanea el QR y paga mediante la APP.

“Se entrega el producto, por ventanilla y factura, lo cual contribuye con todo este procedimiento a las recomendaciones que a nivel mundial difundieron la Organización Mundial de la Salud y la PAHO”, afirmó.

Principales puntos del protocolo mundial que lleva a adelante Argentina

Las autoridades sanitarias adhieren a los consejos internacionales en el sentido de evitar situaciones en las que pudiera entrar en contacto cercano con otras personas (cara a cara a menos de 2 metros).

Además se pide evitar salir de la casa para asistir a reuniones sociales, trabajo, escuela, casas de culto, transporte público, centros de atención de la salud y atención a personas mayores, eventos deportivos, restaurantes y todas las otras reuniones públicas. También deben evitar recibir visitas en su hogar.