Un tribunal concedió ayer la prisión domiciliaria al ex vicepresidente Amado Boudou, quien recibió una condena, aún pendiente de confirmación, a cinco años y medio de cárcel por «cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública» en el salvataje de la ex Ciccone Calcográfica, y lo autorizó a alojarse en un edificio del barrio porteño de Barracas.

Amado Boudou llega a su casa de Barracas después de que le fuera concedida la prisión domiciliaria. (Captura A24)