A 27 años de su última función, la ciudad brasileña de Río de Janeiro volverá a contar, a partir del 28 de mayo, con un autocine como alternativa ante el cierre de salas por la pandemia de coronavirus.

Se trata del Lovecine, ubicado en un predio emplazado en el estacionamiento del Jeunesse Arena, uno los gimnasios construidos para los Juegos Olímpicos de 2016, según consigna la agencia EFE.

El espacio podrá albergar unos 180 vehículos, estará equipado con un sistema de audio con conexión bluetooth y sólo permitirá el descenso de los automóviles para ir al baño.

Para su apertura, cuyas entradas ya fueron puestas a la venta, se anuncia además la actuación de un DJ.

Sin embargo, la empresa Party Industry, responsable del proyecto, aclaró que cancelará sus planes si la Gobernación de Río de Janeiro decreta un aislamiento social total, algo que se estudia en estos momentos ante el avance de la pandemia.

En tanto, La Fundación Ciudad de las Artes, un centro cultural administrado por la alcaldía, también trabaja en la apertura de otro autocine en el estacionamiento de su predio, con capacidad para 150 vehículos.

De gran popularidad en la década del `70, el último autocine en esa ciudad, llamado Cine Lagoa Drive-In, ubicado al costado de la laguna Rodrigo de Freitas, cerró en 1993.

Con más de 12.000 muertos, Brasil se ha convertido en el centro de la pandemia en América Latina y Río de Janeiro aparece como el segundo estado más afectado.