El gobierno de Japón anunció hoy el fin del alerta sanitaria en la mayor parte del territorio nacional y propuso a la población empezar a tener «un nuevo estilo de vida» dado que aún queda «un largo camino» por delante en la lucha contra la pandemia de coronavirus.

«Hemos tomado esta decisión tras consultar con expertos y ver que se ha cumplido el criterio objetivo de ralentización del número de contagios en las últimas dos semanas», explicó en rueda de prensa el primer ministro Shinzo Abe.

Con este anuncio, 39 de las 47 prefecturas de Japón podrán empezar a levantar progresivamente las restricciones y recomendaciones sanitarias instauradas para combatir al virus.

Tokio y Osaka, las dos áreas más habitadas del país seguirán en alerta, al igual que Chiba, Saitama, Kanagawa, Hokkaido, Kioto y Hyogo, para evitar nuevos contagios que podrían saturar la capacidad de respuesta del sistema sanitario.

Abe explicó que en Tokio y Osaka ha habido un descenso de las infecciones diarias del 60%, pero dijo que no es suficiente dado que los centros sanitarios aún sienten la presión y muchos pacientes necesitan asistencia respiratoria, informó la agencia de noticias EFE.

«Si se cumplen los requisitos» el gobierno podría levantar el alerta en todo el territorio después de la próxima reunión con el gabinete de expertos sanitarios, el 21 de mayo.

Para evitar que se produzcan nuevos contagios al levantarse el estado de emergencia, Abe señaló que la vuelta a la normalidad será «gradual» e incluirá «medidas extensivas» como directrices para la reapertura de comercios, restaurantes e instalaciones públicas.

«Con la colaboración de la población, me gustaría promover la instauración de un nuevo estilo de vida», agregó Abe e hizo un llamado concreto a evitar las aglomeraciones y los espacios cerrados, reducir el contacto cercano entre personas, usar mascarilla y evitar clubes nocturnos o lugares que «que hayan sido foco de contagio».

«Queda un largo camino por delante», advirtió el jefe de gobierno, y anticipó que está dispuesto a volver a declarar el estado de emergencia si llegara a haber un repunte del número de infecciones.

Abe dijo que en esta nueva etapa el gobierno incrementará el número de test que realiza a diario.

Japón ha detectado hasta el momento unos 16.700 casos de Covid-19 y registrado 700 muertes.