Miles de niños volvieron al colegios este lunes en Nueva Zelanda luego de cumplir dos meses de confinamiento a causa de la pandemia de coronavirus.

Tras levantar el jueves pasado la mayoría de las restricciones implementadas a principios de marzo para contener la propagación del coronavirus, hoy los niños de Nueva Zelanda iniciaron el regreso a clases.

El ministro de Educación, Chris Hipkins, advirtió sobre el impacto que tendrá el descofinamiento y señaló que la vuelta a un entorno «ruidoso» supondrá un «choque cultural» para los menores tras haber permanecido en casa durante este tiempo.

«Nuestro mensaje es que es seguro enviar a los niños al colegio. Queremos que los niños vuelvan a clase y se pongan al día con todo lo que se han perdido durante la cuarentena», indicó el ministro del país que, con una población de 5 millones de personas, registró apenas 1.149 casos de coronavirus y 21 muertos.

El éxito de sus resultados para hacer frente al virus fue atribuido en gran medida a las estrictas medidas de confinamiento impuestas hace casi dos meses, y que tiene como paso más importante la apertura de establecimientos escolares, que implicó un desafío particular debido a la dificultad que entraña implementar protocolos de salubridad entre los más pequeños.

No obstante, la mayoría de padres ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que se produzca un repunte de los contagios ahora que los menores pueden regresar a las aulas, informó la agencia Europa Press.