El presidente Alberto Fernández anunció ayer la extensión de la cuarentena hasta el 28 de junio bajo un esquema de «dos criterios», a raíz de que se mantendrá el «aislamiento social, preventivo y obligatorio» en los lugares donde haya circulación comunitaria del coronavirus, como el AMBA, el Gran Chaco, Gran Córdoba y Trelew, y se mantendrá un «distanciamiento social» en los distritos con pocos o nulos casos.

«Hemos hecho bien las cosas como sociedad», afirmó el jefe de Estado, quien inició su alocución con la presentación de un video con ilustraciones en el que mostró la situación generada por el coronavirus en el país «para entender en qué lugar estamos en Argentina respecto a la pandemia» y el sentido de las decisiones tomadas hasta el 28 de junio.

En ese sentido, sostuvo que «los resultados siguen siendo buenos» en el país pero advirtió que «la responsabilidad social es muy importante» para mantener esa línea.

El Presidente aseguró que la «circulación comunitaria» del virus en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) provocó el crecimiento de casos de Covid-19, por lo que, dijo, se retrotrajo la intención de eventuales aperturas.

Fernández sostuvo que se mantendrá el «aislamiento» en los lugares donde haya circulación comunitaria del virus, como el AMBA, el Gran Chaco, el Gran Córdoba y Trelew, mientras que en el resto del país, con pocos o nulos casos, se implementará un «distanciamiento social preventivo».

«El 90 por ciento de los casos que hoy estamos registrando están en el AMBA, y en 18 provincias no hay circulación comunitaria», consignó el mandatario, y anunció que el aislamiento seguirá en esa región y en Chaco -con excepción del departamento de San Fernando-, el Gran Córdoba, algunas ciudades de la provincia de Río Negro y Trelew, provincia de Chubut, que en total representan el 15 por ciento del país.

Al respecto, el Presidente pidió a la sociedad «entender que no superamos el problema, aunque muchos lugares del país no tienen contagios, porque ocurre fácilmente si uno se presta».

Por eso, Fernández aclaró que en los distritos que permanecen en la etapa de aislamiento «la situación va a seguir igual que ahora», mientras que en las regiones que ingresan en la fase de distanciamiento social «las personas podrán circular, trabajar y realizar sus actividades, siempre y cuando guarden siempre dos metros de distancia con otra persona».

En las regiones con «distanciamiento social», la apertura se ejecutará «por distrito y no por provincias», aclaró.

En esos lugares, no obstante, seguirá siendo obligatorio el uso de tapabocas y se recomienda la higiene de manos, la ventilación de ambientes y la desinfección de superficies.

En los lugares cerrados de esos distritos, en tanto, no se podrán reunir más de 10 personas y tampoco deberán superar la ocupación del 50 por ciento de la capacidad del lugar.

Asimismo, continuarán las restricciones en todo el país para la realización de eventos en espacios públicos o privados de cualquier tipo con más de 10 personas; circulación de transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional e internacional, salvo para los casos de trabajadores esenciales, así como tampoco abrirán cines, teatros, clubes y centros culturales, ni habrá actividad turística.

«Estamos dando un nuevo paso que favorece a ayudar a que el país agilice su economía y de ese modo podamos ir retornando a la actividad habitual», remarcó el mandatario.

El jefe de Estado afirmó que «todos los gobernadores» están «de acuerdo» con la extensión del aislamiento obligatorio en las zonas con mayor circulación del virus.