En Estados Unidos alertan por una invasión de sapos gigantes. Estos animales tienen un veneno presente en toda su piel con una sustancia que es capaz de matar en 15 minutos. Al sudoeste del estado de Florida lanzaron una cruzada para eliminarlos ante la amenaza que estos son para las mascotas.

Estos sapos suelen medir entre 10 a 15 centímetros y en su cabeza poseen glándulas triangulares. Vive en lugares húmedos, se reproduce en grandes cantidades y tiene diversos nombres: sapo neotropical, marino, de caña o incluso sapo gigante. La hembra puede poner hasta 30 mil huevos de una sola vez y puede hacerlo en lugares potencialmente peligrosos para la vida humana, como puede ser en caños, estanques o lagunas.

Las fuertes lluvias registradas durante el último tiempo en la zona y la disminución del flujo de tránsito humano a partir de el distanciamiento social y la cuarentena por el coronavirus crearon condiciones idóneas para que estos anfibios se reproduzcan.

“Tiene veneno por toda su piel, a cada lado de la cabeza, e incluso en sus patas. Entonces si una mascota e incluso un niño pequeño tiene contacto con ellos, es increíblemente peligroso y mortal en quince minutos”, le aseguró Chris Bowland, un experto cazador de sapos, a Telemundo.

Profesionales aseguran que es importante mantener secos los alrededores del hogar, ya que son amantes de la humedad. Y otra importante recomendación es que si una persona encuentra esta especie de sapo, no intente atraparlo, ni tocarlo, ya que podría causar severos daños.

Mascotas en peligro

La sustancia que tienen en su cuerpo es altamente tóxica y puede llegar a matar a los gatos y perros en caso de que las mascotas los laman o muerdan, ya que su veneno provoca convulsiones, pérdida de coordinación y hasta paros cardíacos, según Miami Herald.