(Sí, es una exageración el título, es para atraer a los fanáticos de Black Mirror que están online stalkeando minas en Instagram)

Spot, el robot más popular de Boston Dynamics, ya está a la venta para cualquier empresa. Tras años de desarrollo y venta exclusiva para empresas elegidas por la propia Boston Dynamics, ahora el perro-robot puede ser adquirido por cualquier empresa de Estados Unidos. Eso sí, no va a salir barato, duele US$74.500 la unidad, plata de chipero le decimos en Misiones.

Mientras Diego en Milénico no para de fantasear con la idea de usarlo como notero para mandarlo a Casa de Gobierno y Cámara de Representantes, con un palito selfie enroscado en el lomo, Boston Dynamics comenta que Spot es ideal para tareas de patrulla y revisión. El robot está pensado para trabajar moviéndose por lugares donde un humano no puede (por ejemplo un médico trabajando a distancia) o no quiere ir por ser peligroso o demasiado rutinario. En otras palabras, patrullar o realizar misiones de inspección.

El robot que pusieron a la venta es la versión Spot Explorer. Se trata del kit pensado para empresas comerciales e incluye el robot en sí, dos baterías, el cargador, un mando, una carcasa para el robot y diferente software para programar y modificar a Spot. De forma separada es posible comprar más baterías extra (a 4.620 dólares) o hasta un servicio de de garantía premium por 15.000 dólares al año. Invíteme a cenar antes de romperme el tuje Sr. Boston Dynamics.

Spot tiene accesorios externos disponibles para potenciar sus capacidades. Estos accesorios se colocan generalmente en la parte superior del robot y son por ejemplo un cinturonga, un módulo de cámaras para inspecciones más detalladas (por casi 30.000 dólares), un módulo con mejores cámaras y mejor control remoto (por casi 22.000 dólares), un LIDAR (por algo más de 18.000 dólares) o una GPU extra para mejorar su inteligencia artificial (por 24.500 dólares). Básicamente, si no querés que el robot perro sea tan inútil como un gato, tenés que gastar el triple.