En un nuevo programa de Periodismo para Todos (PPT) (yo estaba mirando BakeOff así que este análisis se basa exclusivamente en las redes sociales), el periodista Jorge Lanata analizó los 100 días que transcurrieron desde que el Gobierno decretó en marzo el aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz del avance del coronavirus en el país.

En el mismo criticó las últimas medidas anunciadas con respecto a una nueva cuarentena más estricta en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

«Es importante entender que una cosa es la pandemia y otra la cuarentena. La primera es de la naturaleza, del destino o de Dios (SÍ, DIJO ESO), mientras que la segunda es de los gobiernos. La forma de comportarse frente a la pandemia es una cosa política, es técnica. El Gobierno quiere que las dos cosas sean lo mismo, porque si todo es lo mismo ellos no son responsables de nada. O sea, si vos quebrás o te cagás de hambre o enloquecés es culpa del destino, de la pandemia», dijo el conductor para dar comienzo a su editorial.

Y continuó: «La mayoría de los políticos argentinos nunca tuvieron que garpar los sueldos, y las decisiones que el Gobierno tomó para esta nueva cuarentena tienen que ver con esto: los más pobres del país están recibiendo algo, una limosna, pero es algo. Los empleados del Estado y los políticos siguen cobrando lo mismo, ahora una gran parte de la sociedad quedó a la buena de Dios. Es loco porque se enorgullece porque dio un crédito con cero interés que después hay que pagar».

En esa línea, el periodista mostró recibos de sueldos de los políticos más importantes. «Supongamos que viven de su sueldo, el Presidente gana $354.694, con descuentos le queda en $230.000″.

Con el impuesto país el sueldo del Presidente apenas supera los US$2.000

Según explicó, hay 4.500.000 de beneficiarios de Asignación Universal por Hijo (AUH) y, por cada uno, cobran $3292 más un bono extra de $3 mil en marzo. «El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) se anunció ese mes y se le otorgó a 8.800.000 y quedaron la mitad afuera que no recibieron nada. Lo que se anunció en marzo se terminó de pagar en junio. Los empleados del Estado cobraban, en promedio en 2019, $60.748, y hay áreas como AFIP, ANSES, PAMI y el INCAA donde el sueldo ahora en cuarentena, promedio y sin descuentos, es de $125.819. Después de esto hay media Argentina que no cobra nada o que cobra menos, o que cobra de pedo. La pandemia es una cosa y la cuarentena es otra», remarcó.

Y sostuvo: «Los datos de la realidad contrastan con la visión optimista de Alberto. El desempleo subió al 10,4% y la economía cayó 5,4% en el primer trimestre del año, antes del impacto de la cuarentena. Y el FMI, para la Argentina, proyecta una caída del PBI del 9,9%, casi el doble del promedio mundial».

Por último, se preguntó sobre los efectos del encierro prolongado y -sin datos que los sustenten- se planteó: «Nos estamos volviendo locos. Divorcios, niños que sufren regresiones o que se autoagreden, mayor consumo de alcohol, violencia intrafamiliar. ¿Cuánto tiempo más de aislamiento social es tolerable a nivel psicológico? ¿Qué consecuencias tendrá a futuro?». Esperamos ahora el recibo de sueldo de M*gn*t*.