Se trata de una sala de cine flotante que promete proyectar películas en el río Sena. Un máximo de 150 personas podrán disfrutar la experiencia desde barcos eléctricos socialmente distantes, como un «entretenimiento seguro» en tiempos de coronavirus.

La “Cinéma sur l’Eau”, o cine en el agua, se hará para celebrar el inicio de Paris Plages, un programa anual administrado por la ciudad que crea playas temporales en la capital francesa durante el verano.

La asistencia es gratuita y la película se proyectará en otras pantallas ubicadas a lo largo del río Sena. Un sorteo ya está en marcha para determinar quienes serán los afortunados que vivirán la experiencia del cine flotante parisino.

Los asistentes podrán disfrutar de la proyección de diferentes películas desde unos de los 38 barcos eléctricos puestos a su disposición. Cada embarcación tiene una capacidad de 2 a 6 personas que debe ser compartida única y exclusivamente por amigos o familiares.