Sobrevivientes del primer bombardeo at贸mico del mundo se reunieron hoy para conmemorar el 75潞 aniversario del ataque a Hiroshima en las inmediaciones de una ic贸nica c煤pula que a煤n guarda restos de los da帽os provocados por la bomba y llamaron al mundo a prohibir las armas nucleares.

El aumento de los casos de coronavirus en Jap贸n se tradujo en una baja participaci贸n, pero el mensaje de los participantes fue m谩s contundente que nunca: que Tokio se decida a firmar el Tratado sobre la Prohibici贸n de Armas Nucleares aprobado hace tres a帽os por la ONU y del que Jap贸n se mantuvo al margen.

El alcalde de Hiroshima, Kazumi Matsui, record贸 que las previsiones que se hicieron ese 6 de agosto de 1945, tres d铆as antes de que Estados Unidos lanzara otra bomba at贸mica sobre la ciudad de Nagasaki.

芦Se rumoreaba en ese momento que nada crecer铆a aqu铆 durante 75 a帽os. Sin embargo, Hiroshima se recuper贸 y se convirti贸 en un s铆mbolo de la paz禄, sostuvo Matsui sobre el ataque estadounidense que provoc贸 unos 140.000 muertos en el mismo d铆a y en fechas posteriores.

En su discurso ante el primer ministro nip贸n, Shinzo Abe, y otros funcionarios, Matsui rog贸 al Gobierno que 芦firme, ratifique y sea parte del Tratado sobre la Prohibici贸n de las Armas Nucleares禄.

Ese acuerdo, aprobado en la ONU el 7 de julio de 2017 por 122 estados miembros necesita ser ratificado por al menos 50 naciones y hasta ahora solo 40 lo han hecho, entre ellas ninguna de las potencias nucleares.

El alcalde de Hiroshima habl贸 despu茅s de la presentaci贸n de ofrendas florales ante un monumento que recuerda la tragedia y, tras un momento de silencio, mientras se o铆a el sonido de una campana a la hora en la que cay贸 la bomba en Hiroshima, exactamente a las 8.15 AM del 6 de agosto de 1945.

En un mensaje posterior, Abe evit贸 en todo momento hablar del Tratado sobre la Prohibici贸n de Armas Nucleares, pero dijo que, como viene repitiendo peri贸dicamente, su pa铆s luchar谩 芦con tenacidad禄 para conseguir un mundo libre de armas nucleares, inform贸 la agencia de noticias EFE.

La ceremonia se realiz贸 con un n煤mero menor de participantes en relaci贸n a otros a帽os para evitar los contagios de coronavirus, por lo que la ausencia de l铆deres internacionales fue notable.