Ayer se cumplieron 100 días desde que Nueva Zelanda no reporta casos de Covid-19. Las autoridades celebraron el logro y recordaron la importancia de mantenerse alertas para evitar futuros contagios.

«Lograr 100 días sin contagios en la población es un paso importante, sin embargo, como todos sabemos, no podemos permitirnos la más mínima negligencia», dijo el director de Salud Ashley Bloomfield. «Hemos visto en el extranjero lo rápido que el virus puede resurgir y propagarse en lugares donde antes estaba bajo control, y debemos estar preparados para frenar rápidamente cualquier nuevo caso en el futuro en Nueva Zelanda», agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera a Nueva Zelanda un país ejemplar por haber «eliminado con éxito la transmisión en la población». Nueva Zelanda cerró las fronteras el 19 de marzo y las mantiene bajo control: cualquier persona que llegue al país debe observar una cuarentena de 14 días.

Los neozelandeses han vuelto a un modo de vida casi normal, sin distanciamiento social y con público autorizado en eventos deportivos y culturales. En el caso de una segunda ola, el gobierno ha pedido que todos los hogares tengan kits de emergencia, que incluyan mascarillas.