El sexo y el deseo sexual no se mantienen al mismo nivel a lo largo de toda la vida. Es por eso que muchas personas optan por someterse a procesos médicos para mantener su sexualidad plena, como implementarse el tan comentado «chip sexual».

¿Qué es un chip sexual? 

El denominado chip sexual tomó cierta relevancia mediática a raíz de que diferentes personalidades célebres revelarán que se implementaron uno con el fin de aumentar el deseo sexual.

Sin embargo, Beatriz Literat, médica sexóloga clínica, ginecóloga y educadora sexual explica que no se trata de un «chip» ya que no es un dispositivo electrónico y no es «sexual» porque no está vinculado expresamente a la sexualidad. Por el contrario, se trata de un implante material biológico que contiene en su interior una forma sintetizada de la hormona testosterona. Tiene el tamaño de una pequeña cápsula  y a través de anestesia local se introduce dentro del tejido de grasa de la piel, preferentemente en la cadera, nalga o panza, detalla la Médica.

¿Para qué sirve el chip sexual? 

La testosterona es una hormona muy importante para el organismo tanto en hombres como en mujeres ya que aporta energía, entusiasmo, fuerza muscular, deseo sexual y ayuda a las otras hormonas a mantener un estado armonioso.

Sin embargo, a medida que las personas crecen, por causas biológicas hormonales tales como la menopausia en las mujeres o a andropausia en los hombres, esta hormona se va perdiendo.

El implante entonces, mejora la calidad de vida de los pacientes, pero solo debe ser indicado bajo supervisión médica en personas que poseen déficit de testosterona.

¿Es el mismo para hombres que para mujeres?

No. Existe uno para hombres y otro para mujeres, ya que los hombres necesitan más. A su vez, la dosis varía de acuerdo a las características del paciente segun la edad, el peso , la altura y sus estudios clínicos.

¿Cuánto dura el chip sexual?

El resultado es inmediato, pero no es para toda la vida ya que tiene un tiempo limitado de entre cuatro y seis meses.