En el marco de una relevamiento conjunto desarrollado junto a la Unidad de Auditoria Interna del Ministerio de Salud, la Sindicatura General de la Nación detectó más de 3.800.000 dosis de vacunas vencidas y en estado de ser desechadas.

Los datos responden al resultado de una auditoría finalizada hace algunas semanas, donde se subraya que el vencimiento de los insumos operó entre 2015 y 2019.

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, se hizo presente en el lugar para acompañar el procedimiento: «No sé cómo explicar la situación. En el fondo, fue un gobierno (el del expresidente Mauricio Macri) al que no le importaba la gente, porque gastar la plata del Estado para después que el bien no esté a disposición de la gente simplemente porque no se distribuyó, no sé cómo llamar eso», comentó.

Cuando Ginés fue consultado por qué no se distribuyeron las dosis, el funcionario contestó tajante: «Pregúntenselo a las anteriores autoridades que están actualmente en televisión explicando lo que hay que hacer y dándonos consejos».

En referencia a cómo llegaron las vacunas al frigorífico, el funcionario explicó que «cuando uno tiene que conservar en frío la vacuna es habitual que se utilicen las cámaras de los frigoríficos». «Lo que no es lógico es que queden acá. Tendrían que haber sido distribuidas», agregó.

«Lo mismo pasó en Ezeiza. Recordarán que al principio de nuestro gobierno: me encontré con otras millones de vacunas sin retirar desde junio. Parece que era un procedimiento», señaló el ministro.

González García constató que más del 75 por ciento de las existencias de las vacunas corresponde a la Antigripal Adulto. También se encontraron dosis de Prevenar 13, Sabin Oral, Antipoliomielítica, Anticólera, y DPT-A, entre otras.

Los trabajos de auditoría también determinaron severas falencias en la planificación de las adquisiciones y su posterior distribución a las jurisdicciones provinciales.

Fuente: Ámbito