Hace 200 años en el cerro Santa Ana, el Protector de los Pueblos Libres pasó su última noche antes de su exilio en Paraguay.

“Los misioneros seguimos el camino que quería Artigas, que es el de los pueblos libres”, consideró Passalacqua en el bicentenario del paso del prócer oriental por Misiones

A partir de 2020 se celebra en septiembre de cada año el “Mes de Artigas en Misiones” gracias a un proyecto de ley impulsado por el diputado provincial Hugo Passalacqua en la Legislatura Provincial que fue aprobado semanas atrás.

En la tarde del viernes, el Parque de la Cruz de Santa Ana fue escenario de un emotivo acto en conmemoración del bicentenario del paso por nuestra provincia de José Gervasio Artigas, quien hace 200 años pasó su última noche en el cerro Santa Ana, por aquel entonces territorio de la Liga Federal, antes de partir a su exilio final en Asunción.

Además del exgobernador, el acto contó con la presencia del obispo de Posadas, Rubén Martínez; el intendente de Santa Ana, Pablo Castro; el diputado provincial y jefe del bloque de la Renovación en la Legislatura, Martín Cesino; el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez; el ministro de Turismo, José María Arrúa; y el historiador Pablo Camogli.

Bajo la imponente vegetación misionera, los presentes realizaron el descubrimiento de una placa alegórica que fue acompañado por disparos de balas de salva a cargo del cuerpo de blandengues. Luego tomó la palabra el obispo Martínez, quien recordó el discurso de Passalacqua al presentar el proyecto de ley que establece la difusión de la figura de Artigas en Misiones y no dudó en participar. Asimismo, manifestó su alegría porque “afortunadamente Misiones empezó a recordar a sus próceres”, con Andresito en primera instancia y ahora con el Protector de los Pueblos Libres.

Por su parte, Passalacqua agradeció a los presentes por sumarse al homenaje “sencillo y austero”, al tiempo que agregó “una gratitud final” al ingeniero Carlos Rovira, porque “fue el que de alguna manera nos estimuló hace un tiempo atrás, hasta el día de la fecha, a que rescatemos nuestros valores más profundos del ser misionero”. Y concluyó que “el pueblo misionero es un pueblo libre, como querían Artigas y Andresito. Ese es nuestro camino”.