Un día como hoy hace ya 19 años el mundo entero veía las imágenes del atentado al World Trade Center (WTC), ubicado en la ciudad de Manhattan, Estados Unidos, donde murieron al menos unas 2.753 personas, cuando dos vuelos se estrellaron contra las famosas Torres Gemelas.

Uno de estos vuelos pertenecía a la aerolínea American Airlines; el otro a United Airline, ambas, el canal utilizado para producir un magno atentado contra el país norteamericano, del cual resultó autor, el extremista Osama bin Laden.

En la operación de rescate, impulsada inmediatamente para salvar las vidas de miles de personas atrapadas entre los escombros que produjo el derrumbe de las torres ante el impacto de los aviones, también se contabilizaron pérdidas de quienes realizaban su labor como miembros de cuerpos especializados de bomberos, policías y otras autoridades que llegaron a sumar más de trescientos; los sobrevivientes todavía sufren los daños causados en su organismo por la mezcla del polvo y químicos regados en el aire.

Lograr resarcir los daños ha sido cuestión del tiempo, pues aunque tardó solo un año y poco más, el haber limpiado, e invertido unos 700 millones de dólares en la re adecuación del espacio donde estaba la infraestructura de las torres, las 1,8 toneladas de escombros recogidas, son las que en muchas mentes todavía se visualiza.

El terror que inundó desde los residentes de Manhattan hasta todo el país anglosajón, fue evidentemente devastador. A partir de entonces, la sociedad comenzó a mirar con otros ojos al ser humano, sobre todo, por lo que es capaz de hacer.

De igual forma cambiaron las medidas de seguridad, no solo en los aeropuertos, sino también en los distintos espacios por los que cantidad infinita de gente fluyera, de ahí a que surgiera el Departamento de Seguridad Nacional en Estados Unidos, con el fin de evitar de alguna manera tragedias como las del 2001.

Categorías: Notas y Noticias