El 15 de diciembre pasado, el Gobierno había implementado el impuesto del 30% a las compras realizadas en el extranjero, lo que incluyó aquellos servicios de streaming que están radicados en el exterior. El consumidor paga con tarjeta un servicio de streaming en dólares, por ejemplo Spotify; luego -en el resumen de fin de mes- se le debita de su cuenta en pesos al dólar oficial y a eso se suma el 30% del impuesto PAIS.

Al impuesto PAIS del 30% se sumará un anticipo de ganancias del 35%. Además, estos consumos en dólares se descontarán del cupo mensual de 200 dólares.

Las nuevas restricciones cambiarias anunciadas por el Banco Central afectarán directamente a los pagos de servicios de streaming y otros servicios, que pasarán a descontarse del cupo mensual de 200 dólares. Asimismo, los pagos de estos servicios subirán un 35% por el nuevo impuesto que se suma a la compra de dólares.

El Banco Central estableció que esto será a partir del 1 de septiembre de 2020, e informó que no habrá tope al consumo con tarjetas (débito y crédito), pero aclaró que cuando los gastos mensuales superen el cupo, el excedente se descontará de los meses subsiguientes.

A través de un comunicado, el organismo agregó que la deducción del límite será aplicada al inicio del mes siguiente a la realización de los consumos con tarjeta de crédito en moneda extranjera.

¿Qué pasará con los servicios como Netflix, Spotify y Amazon?

Sí deberán pagar el aumento del 35% servicios de streaming, antivirus, aplicaciones pagas de Google Play e iOS, suscripciones de videojuegos y plataformas de almacenamiento.

Pero, Netflix y Spotify no se verán afectados porque ambas plataformas tienen planes en pesos. Sin embargo, según el artículo 17 de la medida de BCRA, se deberá pagar un impuesto de 8% por «servicios digitales»: por más que se abone en moneda nacional a través de la tarjeta de crédito, la facturación se hace en el exterior y está dolarizada.

Plataformas como Amazon, Mubi, ICloud, Tinder Plus o Tinder Gold sí serán alcanzadas por la medida porque cobran en dólares: el usuario paga en pesos al cambio oficial más el recargo de los impuestos.