MundoPolítica

?? El «vikingo» detenido por asaltar el Capitolio está dispuesto a testificar contra Trump en su juicio político

Jacob Anthony Chansley, alias Jake Angeli o QAnon Shaman —el vikingo que se hizo famoso en el asalto al Capitolio—, está dispuesto a testificar en el juicio político contra el expresidente Donald Trump, dijo su abogado a AP.

«Sintió que el presidente lo traicionó» dijo su abogado.

Albert Watkins, quien defiende a «QAnon Shaman» contó que su cliente estaba anteriormente «terriblemente enamorado» de Trump, pero ahora se siente decepcionado después de que este se negara a concederle el indulto presidencial a él y a otros participantes de los disturbios ocurridos en Washington D.C. el pasado 6 de enero. Chansley y al menos otras cuatro personas que enfrentan cargos federales derivados del asalto han sugerido que recibieron órdenes del exmandatario republicano.

El abogado de «QAnon Shaman» declaró a la prensa que su cliente viajó desde Phoenix (Arizona) a la capital del país ante el llamado de Trump a que «todos los patriotas fueran a D.C. el 6 de enero» para oponerse a los resultados de las elecciones presidenciales que dieron la victoria a Joe Biden.

«Pongamos en marcha la cinta. Reproduzcamos los meses de mentiras y tergiversaciones, insinuaciones horribles y discursos hiperbólicos de nuestro presidente diseñados para inflamar, enfurecer, motivar», dijo Watkins a KSDK-TV la semana pasada, agregando que su cliente se siente «engañado» y lamentaba «mucho, muchísimo» haber participado en los disturbios.

Juicio político a Trump

Trump es el primer presidente de la historia que afronta dos impeachments y el primero también en afrontar este juicio político tras haber dejado el cargo. En esta ocasión, se le acusa de “incitar a la violencia contra el Gobierno de los Estados Unidos”.

Hasta ahora, Trump no ha asumido ninguna responsabilidad por lo ocurrido, su expresión días después fue: “La gente piensa que lo que dije fue totalmente apropiado”.

A diferencia de un juicio criminal, en el que existen reglas muy estrictas que determinan lo que es una prueba y lo que no, en el juicio político, el Senado puede considerar como prueba todo lo que le parezca oportuno. Y si demuestran que las palabras de Trump surtieron un efecto real, mejor aún. Los académicos dan por hecho que se utilizará como prueba en el juicio político.

Frank Bowman, catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Missouri, explicó que “Utilizar las declaraciones de esas personas sería una forma de demostrar que, si la gente hizo y dijo lo que Trump hizo y dijo, es razonable pensar que Trump podía prever que esas personas iban a interpretar sus palabras tal y como lo hicieron”.

Watkins precisó que aún tiene que comunicarse con el Senado de EE.UU. para discutir la posibilidad de que su cliente testifique en el ‘impeachment’, que comenzará a principios del próximo mes.