DeportesJudicialesMundo

? Josep Maria Bartomeu fue detenido en el marco de la investigación del ‘Barçagate’

El expresidente del Barcelona Josep Maria Bartomeu fue detenido hoy en el marco de la operación que están realizando los Mossos d’Esquadra que ha comenzado con el registro de las oficinas del club.

Los otros detenidos son Óscar Grau, director ejecutivo del club; Jaume Masferrer, asesor y mano derecha de Bartomeu, y Romà Gómez Ponti, responsable de los servicios jurídicos.

La juez de instrucción número 13, en Barcelona, Alejandra Gil, ordenó practicar cinco registros de forma simultánea para un caso cuyo secreto de sumario se ha prorrogado ya hasta en seis ocasiones. Esta situación se produce en una semana que culminará con la celebración de las elecciones a la presidencia del club.

Además, según fuentes del club consultadas por EFE, la Policía catalana tuvo retenidos dentro de las oficinas a algunos altos ejecutivos y trabajadores de la entidad azulgrana para tomarles declaración. En cambio, han invitado a marcharse a otro grupo de empleados que no han considerado que debieran declarar.

La policía investiga el escándalo del Barçagate, en que el que el equipo directivo de Bartomeu habría contratado a una empresa que creaba contenidos en redes y en la web en la que se difamaba a personas críticas con la directiva del club.

La contratación se habría realizado, además, saltándose todos los controles legales y financieros internos. Se estima que el club pagó por estos servicios seis veces más de las tarifas habituales para este tipo de trabajos de creación de contenidos.
Según ha explicado Sique Rodríguez en la SER, los registros se han centrado en los despachos de los departamentos de finanzas, legal y compliance. En ellos se busca documentación que pruebe los delitos de administración desleal y corrupción entre particulares.

¿Qué es el Barçagate?

El 17 de febrero de 2020, la cadena SER desveló que la directiva del Barcelona había contratado a la empresa I3 Ventures, una sociedad que se dedicaba a desprestigiar a personas no afines a la directiva de Josep Maria Bartomeu, entre las que se incluían a jugadores del club, como Gerard Piqué o Lionel Messi.

Tal empresa estaría detrás de cuentas no oficiales del Barcelona que se dedicaban a crear un estado de opinión en contra de todas esas personas. En el caso de Piqué, por ejemplo, se criticaba su faceta de empresario y las publicaciones orientadas hacia Messi tenían como intención atraer público a las cuentas y páginas controladas por la empresa más que difamar al astro argentino, aunque se hacían comentarios hacia algunos de sus familiares, como su esposa Antonella Roccuzzo.

El escándalo derivó en la dimisión de varios directivos, aunque Bartomeu no dimitió hasta el 27 de octubre, cuando ya se había presentado una moción de censura en su contra.