🤑 BTC: USD $ 0000.00 | 🇦🇷 Femicidios en 2022: 303
DestacadasElon MuskMundoRedes Sociales

Elon Musk intenta persuadir a empleados de Twitter tras renuncias masivas

El multimillonario le había dado a los empleados un plazo máximo para decidir si se iban o se quedaban para construir un “Twitter 2.0 rompedor”.

Horas antes de la fecha límite que Elon Musk había dado a los empleados de Twitter para decidir si se quedaban o dejaban sus puestos de trabajo, las oficinas de la red social eran un completo desorden.

Según cuatro fuentes que hablaron bajo condición de anonimato, Musk y sus asesores intentaron persuadir a algunos de los empleados “críticos” para que se quedaran.

“Musk envió mensajes confusos sobre el trabajo remoto, pareciendo suavizar su postura de no permitir que la gente trabaje desde casa”, señalaron algunos empleados.

Mientras tanto, según dos personas a lo interno de la compañía, empezaron a llegar las múltiples renuncias. Para la fecha límite, las 5 p.m. hora del este, cientos de empleados de Twitter parecían haber decidido irse con tres meses de indemnización. Más tarde, la compañía anunció por correo electrónico que cerraría el edificio de oficinas y deshabilitaría el acceso de los empleados a sus tarjetas de identificación hasta el lunes.

Las salidas se suman a las polémicas de la red social desde que Musk, de 51 años, completó su adquisición por 44.000 millones de dólares el mes pasado. El multimillonario despidió a la mitad de los 7.500 trabajadores a tiempo completo y silenció a los disidentes.

Este miércoles, Musk dio a los empleados que quedaron bajo contrato menos de 36 horas para que se marcharan o se comprometieran a construir “un Twitter 2.0 rompedor”. “Los que se marchen recibirán los tres meses de indemnización por despido”, dijo. La medida la planteó como una forma de hacer que la empresa fuera lo más competitiva posible, aunque también supuso una oportunidad para recortar aún más los costos y limpiar la empresa de trabajadores descontentos.

La eliminación de tantos empleados en un periodo tan reducido ha suscitado dudas sobre cómo seguirá funcionando Twitter de forma eficaz. Aunque Musk ha incorporado a algunos ingenieros y directivos de otras empresas suyas, muchos de ellos apenas están aprendiendo el funcionamiento del servicio de redes sociales.

En Twitter, el hashtag #RIPTwitter comenzó a ser tendencia, ya que los usuarios se preguntaban si el servicio se caería. Algunos publicaron memes de lápidas con el epitafio de que Musk había matado el servicio, mientras que otros bromeaban con que sólo quedaba un empleado. Algunos usuarios dijeron que estaban migrando a otros servicios de redes sociales.

Musk y Twitter, que ya no tiene un departamento de comunicación, no respondieron a las solicitudes de comentarios. Pero en un tuit a última hora del jueves, Musk bromeó sobre cuánto había pagado por la empresa.

Twitter no sólo se enfrenta a desafíos internos con la compra de Elon Musk. El jueves, siete senadores demócratas pidieron a la Comisión Federal de Comercio que investigara si la empresa había violado un acuerdo de privacidad de los consumidores que Musk se hizo cargo.

Los legisladores aseguraron que esos “cambios en las revisiones internas y en las prácticas de seguridad de los datos” de Twitter han puesto a los consumidores “en peligro”.

Un Comisión Federal de Comercio declinó a hacer comentarios. La agencia dijo previamente que estaba “siguiendo los recientes acontecimientos en Twitter con profunda preocupación”. Musk aseguró que piensa respetar el acuerdo de privacidad.

Jeff Seibert, ex jefe de productos de consumo de Twitter, calificó la situación de la compañía de “triste” y “decepcionante” y dijo que el liderazgo de Musk había causado “confusión” a los usuarios, anunciantes y empleados. Twitter, que lleva mucho tiempo lidiando con el acoso y la desinformación en su plataforma, “ha estado en el centro de una vorágine durante una década”, dijo.

“De todas las empresas que no necesitan más drama, es Twitter”, añadió Seibert.

Después de que Musk pidiera a los trabajadores que decidieran si se quedaban o se iban, los empleados recibieron el miércoles un documento de preguntas frecuentes sobre los paquetes de salida. El F.A.Q., que fue visto por The Times, comenzaba diciendo que el ultimátum de Musk era una “comunicación oficial de la compañía” y “no un intento de phishing”.

“Como has visto, Twitter está en el comienzo de un viaje emocionante”, se leía en el documento.

El F.A.Q. añadía que los empleados tendrían que “maximizar el trabajo desde una oficina” y “trabajar las horas necesarias para hacer su trabajo al más alto nivel”, incluyendo mañanas, noches y fines de semana.

Este jueves, el sistema de mensajería interna Slack de Twitter parecía relativamente tranquilo, según dos empleados y registros vistos por The Times. El equipo de Musk había pasado parte de esta semana peinando los mensajes o tuits que lo criticaban a él y a la empresa, lo que llevó al despido de unas dos docenas de trabajadores el pasado martes.

Algunos empleados en Slack tenían preguntas sobre las indemnizaciones por despido o si sus puestos de trabajo estaban “garantizados” si aceptaban quedarse “con el nuevo Twitter.” Un empleado publicó la letra de la canción de Pink Floyd “Wish You Were Here” mientras otros preguntaban sobre las direcciones de correo electrónico adecuadas para las cuestiones de recursos humanos, según los mensajes vistos por The Times.

En Blind, una plataforma social en la que los usuarios anónimos hablan de sus lugares de trabajo, una encuesta realizada a cerca de 250 personas relacionadas con Twitter mostró que cerca del 73 por ciento estaba a favor de aceptar la indemnización por despido en lugar de quedarse. Las personas que decidieron quedarse seguían creyendo en la misión de Twitter de dar voz a la gente o tenían visados vinculados a sus trabajos u otras razones personales.

El jueves por la tarde, Musk envió un correo electrónico en el que parecía retractarse de su postura sobre el trabajo desde casa. Anteriormente había dicho que todos los empleados de Twitter debían acudir a la oficina para trabajar al menos 40 horas a la semana.

Pero en su nota, que fue vista por The Times, Musk escribió: “En cuanto al trabajo a distancia, todo lo que se requiere para la aprobación es que su gerente se responsabilice de asegurar que usted está haciendo una excelente contribución.”

El correo electrónico llegó horas después de que un ex empleado de Twitter demandara a la compañía, alegando que la nueva política de Musk discriminaba a los trabajadores con discapacidad.

“Cualquier gerente que afirme falsamente que alguien que le reporta está haciendo un trabajo excelente o que un determinado papel es esencial, ya sea a distancia o no, será expulsado de la empresa”, escribió.

El equipo de Musk también celebró reuniones con empleados indecisos que son clave para las operaciones de Twitter para tratar de persuadirlos de que se queden. En su discurso, Musk dijo que sabía cómo ganar y que los que querían ganar deberían unirse a él.

En una de esas reuniones, algunos empleados fueron convocados a una sala de conferencias en la oficina de San Francisco, mientras que otros llamaron por videoconferencia. Cuando se cumplió el plazo de las 5 de la tarde, algunos de los que habían llamado empezaron a colgar, aparentemente habiendo decidido marcharse, incluso mientras Musk seguía hablando.

Algunos trabajadores encontraron tiempo para hacer bromas morbosas. En la oficina de Twitter en Nueva York, un televisor gigante en un espacio común mostró un hilo de esta semana en el que un ingeniero de la empresa corrigió una declaración que Musk había hecho sobre la red social. Por hacer eso, fue despedido.

En Slack, otros empleados comenzaron a anunciar sus renuncias. Sus notas de despedida fueron recibidas con una avalancha de emojis de saludo.

“He conocido a tantos amigos aquí”, escribió un empleado en un mensaje visto por The Times. “Y siempre recordaré los buenos momentos en Twtr”.

A principios de este mes, los empleados de Twitter perdieron el acceso al correo electrónico y al sistema de mensajería interna de la empresa antes de que se les notificara oficialmente su despido. En cambio, los trabajadores que renunciaron dijeron que todavía podían utilizar los sistemas internos horas después de decir que se iban.

Publicado en DiarioNeuquino

telam