🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542
🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542

La biografía del controvertido empresario e innovador sudafricano Elon Musk escrita por el periodista norteamericano Walter Isaacson, en la que cuenta una infancia abusiva, relaciones déspotas con sus allegados y una adicción al riesgo que es parte de su genialidad pero que puede ser el disparador de su ocaso, llegó a tan solo cinco días de su lanzamiento a ubicarse entre los más vendidos en Estados Unidos y China.

En Amazon, el libro consiguió rápidamente la categoría de “súperventas número 1”, mientras que en Barnes & Noble, una de las cadenas de librerías más grandes de Estados Unidos, llegó a número tres de los más vendidos, según consignaron medios locales.

También conquistó China rápidamente, algo que había sucedido antes con Tesla e incluso superó en las ventas de la primera semana a la de Steve Jobs, que también escribió el autor norteamericano.

Por su extensión, la biografía es un libro realmente monumental: publicado por Simon & Schuster, tiene 688 páginas y se considera una “biografía autorizada”, cuesta 35 dólares en tapa dura, aunque en Amazon puede conseguirse desde 21,85 dólares y en octubre llegará a la Argentina.

El libro de Isaacson presenta a Musk como una figura compleja y atormentada cuya genialidad se ve ensombrecida por su incapacidad para relacionarse con las personas que lo rodean.

Para poder escribir el libro, Isaacson, cuya especialidad parecen ser aquellos hombres geniales que trajeron innovaciones decisivas a su tiempo -Leonardo Da Vinci, Einstein, Steve Jobs- se convirtió durante dos años en la sombra del Tesla y actual dueño de X -la red social antes conocida como Twitter- para elaborar el complejo perfil.

En la vida del fundador de Paypal y propietario de la marca de automóviles eléctricos Tesla, el principio fue un camino lleno de adversidades, acaso las que sembraron la sed de revancha y lo ayudaron a templar su carácter, alistándolo para otros desafíos que se alinearían luego en su carrera empresaria.

La vida de Musk hasta ahora -su difícil infancia en Sudáfrica, sus tormentosas relaciones sentimentales, su éxito como un visionario que construyó SpaceX y Tesla, y su impetuosa decisión de comprar Twitter- se detalla en el libro a través de decenas de entrevistas con su familia, amigos, socios y el propio Musk.

El biógrafo disecciona la controversial figura detrás de Tesla y X, desde su infancia abusiva y las acusaciones de delitos sexuales hasta su capacidad para la crueldad, sus delirios de grandeza y su gusto por el poder desenfrenado.

Nacido en Sudáfrica en 1971, tuvo una infancia desangelada y traumática, signada por la figura de su padre, un ingeniero y promotor inmobiliario al que el propio magnate llegó a referirse como “un ser humano terrible”. Para más detalles: “Casi todas las cosas malas que puedas imaginar, él las ha hecho”, define en estas páginas.

A la desaprensión paterna, se le sumó también el buylling. Tanto los episodios de “bullying” como la tormentosa relación entre sus padres (su madre escribió en sus memorias que había tenido “un marido cruel”) marcaron a fuego a un Musk al que la biografía presenta como “un niño vulnerable”; alguien “propenso a bruscos cambios de humor tipo Jekyll y Hyde, con una tolerancia extremadamente alta al riesgo, un anhelo de drama, y una intensidad maníaca”.

“Siempre ha sido un genio loco, pero era un 95% genio y un 5% loco. El problema es que ahora el ratio se está invirtiendo”, conjetura Isaacson.

El biógrafo revela una supuesta intromisión del multimillonario en la guerra de Ucrania: según Isaacson, Musk pidió deshabilitar los satélites de la red Starlink utilizados por Ucrania para frustrar un ataque contra la flota militar rusa cerca de la costa de Crimea. ¿Sus motivos? El pavor a que Rusia respondiera al ataque utilizando armas nucleares contra Crimea.

Y cuenta los disparadores de una de las decisiones más audaces llevadas adelante por Musk: la de comprar la red social Twitter, que luego rebautizaría como X. Según el biógrafo, ahí estaba el mayor campo de juego del mundo, el patio de recreo global: el empresario no sólo quería tener la pelota; también quería ser dueño del patio de recreo. “La forma en que Musk se precipitó a comprar Twitter y rebautizarlo como X fue un presagio de la forma en que ahora lo dirige: impulsiva”, escribe Isaacson.

telam
Share.