🇦🇷 Femicidios en 2024: 158 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 575
🇦🇷 Femicidios en 2024: 158 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 575

Una unidad específica para la producción de semillas criollas y nativas, donde se cultivarán tres variedades de maíces en una primera etapa, fue creada en la Biofábrica de Misiones, informaron desde el organismo provincial.

Estas variedades de maíces, que abastecerán unas 250 hectáreas, se esperan cosechar después de marzo y disponer de las semillas en agosto de 2024.

La unidad también producirá otras semillas de granos utilizadas para cubiertas verdes y otros usos productivos, como lupino, avena negra y blanca adaptada, o para verano como poroto sable y crotalaria, entre otros.

Estas son algunas de las especies que se utilizan como cobertura de suelo en agroecosistemas yerbateros.

Estos productos tienen diferentes beneficios, como control de malezas, mejora de la infiltración de agua en el suelo, lo que reduce su erosión, además de disminuir el uso de herbicidas.

El desarrollo comenzará en esta campaña de verano, con las variedades de maíz: Kayano, Mato Grosso y Azteca, diversificando en tiempos de siembra y floración, para evitar el cruce.

Juan Serventi, a cargo de la unidad, destacó la creación de lotes demostrativos para que los productores puedan comprobar los beneficios y explicó la matriz productiva misionera, donde históricamente se cultivaba la semilla para bajar costos de implantación.

“Esa tradición se fue perdiendo, quedando algunos núcleos semilleros, pero que no alcanzan para abastecer un cultivo de servicio”, aseguró el también subgerente de la Biofábrica.

 

Estos cultivos tendrán un triple impacto: se usarán los granos para consumo animal, se confeccionarán reservas invernales haciendo el picado de la planta entera y por último la semilla para uso propio o comercialización, se detalló.

Además, se logrará suplir una demanda productiva con eficiencia, planificando las etapas de cultivo, cosecha, almacenamiento y se dará respuesta a múltiples factores, entre ellos, la reducción de los costos.

Al comparar los precios de las semillas híbridas transgénicas con el costo de las variedades criollas de producción local, se puede observar una gran diferencia que beneficiará a los productores.

De esta manera se economizará en la compra del material genético, que por otra parte, el de Misiones tiene mayor adaptación, plasticidad y resiliencia ante escenarios de sequías prolongadas y ataques de plagas equiparando o superando a los materiales comerciales.

Por otra parte, con este plan se busca incrementar la producción y oferta local de semillas, permitiendo resguardar y promover el uso de las nativas y criollas; validar tecnologías para la utilización de los productores, como uso de cosechadoras, almacenamiento y transporte de las semillas, se informó.

Share.