🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542
🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542

Gremios, movimientos sociales y dirigentes locales marcharon ayer en las principales ciudades de las provincias en adhesión al paro convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT) para rechazar el DNU 70/2023 y el proyecto de Ley “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos” del Gobierno nacional.

La protesta anunciada por la central sindical, con su epicentro en la ciudad de Buenos Aires y un acto frente al Congreso nacional, tuvo sus réplicas en otros centros urbanos como Córdoba, Rosario, Mendoza, San Salvador de Jujuy, Ushuaia, Mar del Plata, San Carlos de Bariloche, San Luis y Posadas, entre otros.

En Córdoba, como la central sindical está dividida se desarrollaron dos actos, el primero encabezado por la CGT Córdoba, que condujo históricamente José Pihen y ahora es liderada por un triunvirato, que se desarrolló a media mañana en la avenida Vélez Sarsfield frente a la sede gremial, y en la misma participaron también sindicatos como Sindicato de Empleados Públicos (SEP), Asociación Bancaria Seccional Córdoba, Empleados Judiciales, Sindicato Unión Obreros (SUO) y Empleados Municipales de la Ciudad de Córdoba (Suoem), Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra).

Esas columnas se movilizaron hasta las afueras del shopping Patio Olmos, donde sumó también el Polo Obrero.

“Ya lo sabemos: las políticas económicas que pretende llevar adelante este gobierno son las mismas que fracasaron en los años ´90”, plantearon.

El segundo acto lo encabezó la CGT Regional Córdoba, que responde a la central obrera nacional, y marcharon hacia la esquina de Larrañaga y avenida Hipólito Yrigoyen.

A las 14.30 cantaron el Himno Nacional Argentino y luego leyeron un escrito con los puntos claves del paro, tras lo cual Abel Furlán, secretario de Interior y secretario general de la UOM, y dijo que la medida de fuerza fue “un éxito en todo el país”.

En Mar del Plata, los manifestantes se concentraron desde antes del mediodía y a las 13 desde el cruce las avenidas Colón e Independencia y avanzaron hacia la avenida Luro, y luego hacia el monumento ubicado a la altura de la calle Mitre, a cien metros de la Catedral local.

En plena temporada de verano, el centro marplatense dejaba ver el acatamiento de la medida de fuerza, con comercios y restaurantes cerrados desde que el paro se puso en marcha a las 12.

Trabajadores portuarios, metalúrgicos, docentes, Guardavidas, vendedores ambulantes, estatales, bancarios, casineros, empleados de comercio y del correo, entre otros se movilizaron junto a vecinos y turistas que se sumaban a las columnas y aplaudían desde los edificios.

El titular de la seccional local de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra), Pablo Santín, aseguró en diálogo con Télam que “restaurantes, bares y confiterías suspendieron sus servicios en el marco del paro, hasta la medianoche”.

En Villa Gesell, incluso, hubo una marcha por las playas de ese balneario bonaerense donde grupos de turistas en malla caminaban mientras aplaudían y cantaban a viva voz “la patria no se vende”, según lo reflejado por el intendente Gustavo Barrera en su cuenta en X.

En Bariloche, una multitud llenó la plaza del Centro Cívico para manifestar su rechazo a un amplio abanico de puntos previstos en las regulaciones propuestas por el Ejecutivo, bajo el denominador común de “la patria no se vende”.

La movilización comenzó poco antes del mediodía desde la zona del Alto y desembocó en la icónica plaza frente al lago Nahuel Huapi, un trayecto en el que no hubo rastro del “protocolo antipiquetes” dispuesto por el Ministerio de Seguridad.

“No hay grises, señoras y señores legisladores: o defienden las condiciones de vida digna de los trabajadores y las trabajadoras y del pueblo en su conjunto, o son cómplices de su eliminación”, afirmaron los dirigentes de las organizaciones convocantes desde las escalinatas de la Municipalidad.

En Rosario, las organizaciones gremiales, políticas y sociales convocantes se concentraron en diferentes sectores de la ciudad para confluir pasadas las 13.30 en la explanada del Monumento Nacional a la Bandera, donde se leyó un documento elaborado en forma conjunta.

Los líderes sindicales coincidieron en que la convocatoria y el acatamiento en Rosario “superaron todas las expectativas”, y afirmaron que este paro “es el comienzo de un plan de lucha más amplio”.

El titular del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario, Antonio Ratner, afirmó: “Esta no es una respuesta política, es la respuesta masiva de la sociedad que viene a decirle al presidente (Javier Milei) que cambie de rumbo”.

También hubo concentraciones y actos en diferentes ciudades del Cordón Industrial santafesino como San Lorenzo, Villa Gobernador Gálvez, Villa Constitución y Casilda, entre otras.

En Entre Ríos, una multitudinaria movilización se desarrolló en la ciudad de Paraná, que se replicó con marchas, actos y suspensión de servicios en Concordia, Gualeguaychú y Concepción del Uruguay.

“Aquellos que nadie eligió en las elecciones son los que redactan estas medidas de desregulación económica con flexibilización laboral que favorece a los poderosos. Todo el pueblo votó a Milei para vivir mejor y baje la inflación, pero desde diciembre los alimentos están subiendo”, dijo a Télam la diputada provincial, Stefanía Cora.

La legisladora comentó que “cada atropello a los derechos de trabajadores, desocupados, jubilados, niños, mujeres, nos encontrará resistiendo en la calle, luchando porque nunca vamos a permitir de nuevo lo que vivimos en 2001”.

El secretario general del Sindicato de Jubilados de Entre Ríos, Rufino Méndez, agregó que “no tiene sentido delegar atribuciones al Poder Ejecutivo, no se puede concentrar en una sola persona toda la conducción de un país”.

En Misiones, el núcleo de las protestas se dio en Posadas, donde las columnas encabezadas por referentes de espacios políticos, sindicalistas, asociaciones e instituciones se concentraron en la zona de El Mástil, en la intersección de las avenidas Mitre y Uruguay, para dirigirse hasta la Plaza Nueve de Julio, frente a a la Casa de Gobierno provincial.

Además, en cerca de 30 localidades del interior misionero también se hizo notar la protesta con marchas y cortes de ruta, como en El Eldorado, Oberá y cortes en distintos puntos de la ruta nacional 12 y 14 y de la ruta provincial 7.

En Tierra del Fuego, los actos y las manifestaciones tuvieron convocatorias masivas en las ciudades de Ushuaia y de Río Grande, y en menor grado en el municipio de Tolhuin, en el centro de la provincia.

En Ushuaia la concentración se realizó en la esquina de las calles San Martín y Guaraní, que recorrió todo el centro de la ciudad hasta la Casa de Gobierno fueguina y luego hasta la Plaza Cívica, situada sobre la costa del Canal Beagle, donde tuvo lugar el acto central.

Entre las principales consignas de los dirigentes fueguinos se pronunció el rechazo al proyecto para eliminar la ley de “zonas frías” en la tarifa de gas que tendría impacto social en la región patagónica.

Integrantes de gremios como el gastronómico (Uthgra), de empleados de comercio, de mecánicos (Smata) y metalúrgicos (UOM) marcharon con sindicatos de empleados públicos como la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) además de gremios universitarios, aeronáuticos, entre otros.

Mientras, la CGT de San Juan realizó en la ciudad capital una multitudinaria movilización que confluyó en la Plaza 25 de Mayo, el principal paseo público, bajo el lema “La Patria no se vende”.

En la columna pudo verse identificaciones de empleados del Banco Nación, jóvenes artistas. el Polo Obrero, el MST, la UOCRA, el SEC, ADICUS, AMET, UPCN, ENERC y partidos políticos, organizaciones sociales y gran diversidad de sindicatos, como algunos sectores del feminismo y ambientalistas.

El líder de la CGT sanjuanina, Eduardo Cabello, pronunció un discurso “en defensa de la sociedad trabajadora de San Juan” y contra “un DNU que quita derechos y un proyecto de Ley Ómnibus que profundiza el ajuste sobre miles de sectores de la sociedad civil”.

Se preguntó “¿qué va a pasar ahora cuando vengan las multinacionales y no sepan donde ir, cuando las provincias dejen de pagar sus sueldos y cuando no cobre ni la policía porque la provincia no tenga recursos?”.

El secretario general de los judiciales, Sebastián López, aseguró que “las medidas que se están tomando van contra los derechos adquiridos de los trabajadores. Nosotros nos vemos perjudicados”.

telam
Share.