🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542
🇦🇷 Femicidios en 2024: 137 | ⭐⭐⭐ Días siendo campeones del mundo: 542

Sosa, Cufré, Osorio y Florentín quedaron detenidos en Tucumán, al menos por 48 horas, tras la declaración de la denunciante en Cámara Gesell.

¿Cómo sigue la causa?

Sebastián Sosa, Braian Cufré, Abiel Osorio y José Ignacio Florentín Bobadilla entregaron sus teléfonos celulares. Fue lo último que hicieron antes de despedirse de sus acompañantes y abogados. Aunque no los tomó por sorpresa, la decisión no dejó de ser shockeante: la fiscal Eugenia Posse pidió que quedaran detenidos en la causa por abuso sexual agravado contra una periodista tucumana y por el código procesal de dicha provincia, hasta que el juez no tome la decisión de si pueden o no seguir el proceso en libertad, quedan bajo arresto. Y esa audiencia clave con el magistrado se llevará adelante el miércoles al mediodía. Por eso los cuatro futbolistas quedaron alojados en la Alcaidía del Palacio de Tribunales bajo la modalidad de aprehensión. Si esto se convierte en prisión preventiva o no, se sabrá en 48 horas. Pero su situación actual es la de cualquier persona privada de su libertad en esta instancia: sólo pueden tener contacto con sus letrados.

La situación preveía este final desde la semana pasada. Por entonces, la fiscalía dejó trascender su convencimiento de que la denuncia era concreta y tenía bases sólidas y salvo contradicciones flagrantes en la declaración de la víctima en la Cámara Gesell, iban a pedir la detención provisoria. Y más allá que según los abogados defensores hubo incongruencias, el hecho en sí para la fiscalía no fue conmovido. E irán con todo el miércoles para que la aprehensión se convierta en prisión preventiva hasta el juicio, lo que de suceder pondría tras las rejas a los jugadores al menos por dos años.

¿Qué dicen desde la defensa?

Que ellos tienen suficientes motivos para creer en que tras la audiencia del miércoles con el juez, sus clientes quedarán en libertad. Para eso esgrimen que entregaron los celulares por voluntad propia, que accedieron a hacerse exámenes de ADN, que entregaron sus documentos para saldar cualquier duda de posible fuga y que hasta se comprometen en caso de ser necesario en constituir domicilio en Tucumán. Además para las defensas las pruebas no son contundentes. Ese optimismo se lo pasaron a los allegados de los futbolistas a punto tal que les dijeron que si querían reservar pasajes para el miércoles por la noche, que lo hicieran. Veremos si el optimismo tiene bases sólidas o es sólo una expresión de deseos.

Los cuatro futbolistas habían arribado a la provincia del norte el domingo por la noche. Y en la mañana de este lunes cerca de las diez llegaron a Tribunales. En otro edificio estaba la presunta víctima con la perito psicológica que le tomaría la entrevista, que en este caso es como una declaración testimonial. Todo se seguía por circuito cerrado. La medida que estaba prevista para comenzar a las 10 finalmente se demoró algo más de una hora. Y tuvo dos instancias. Primero durante 120 minutos se dio el diálogo entre la profesional y la denunciante. Después hubo un cuarto intermedio de 45 minutos para que las defensas, querella y fiscalía hicieran una lista de las cosas que querían preguntar y se lo pasaron a la perito. Esta segunda entrevista duró 75 minutos y al cierre de la misma, la fiscal comunicó el pedido de detención, el juez Lucas Taboada fijó audiencia para 48 horas después y los abogados estuvieron de acuerdo. Se supone que el miércoles ya estará además por escrito el informe completo de la perito oficial, pero también de los peritos de parte que siguieron por circuito cerrado todo el procedimiento.

Lo que pueda llegar a pasar es una incógnita. Si el delito se hubiese producido en Capital Federal o la Provincia de Buenos Aires, casi seguramente los cuatro futbolistas estarían durante todo el proceso en libertad. Hay ejemplos de sobra, quizá los más resonantes fueron los casos de Alexis Zárate, ex jugador de Independiente, y de Sebastián Villa. En el primero, recién fue a la cárcel tras el juicio que lo condenó a seis años y medio de prisión por abuso sexual. En el medio, hasta logró que se lo autorizara a seguir jugando al fútbol en el exterior, en Estonia, país que no tenía tratado de extradición con la Argentina. Pero el caso más resonante fue el de Villa. El colombiano irá a juicio por abuso sexual el próximo mes y ya tiene una condena en trámite por violencia de género. Aún así, se lo autorizó a jugar en Bulgaria. Y de hecho en su momento la fiscal del caso, Vanesa González había pedido su detención un 7 de junio de 2022. No sólo no fue a prisión sino que al día siguiente Villa jugó para Boca contra Ferro por la Copa Argentina y convirtió el gol del triunfo. Y 48 horas después el juez rechazó que vaya preso por lo que nunca pasó ni una noche tras las rejas. Diferentes códigos procesales en un país federal como el argentino, aún cuando debería según los constitucionalistas regir un único criterio en todo el territorio.

Otro caso que involucró al fútbol fue el de Walter Pérez, de Huracán, que participó de una agresión sexual a fines de 2019, fue preso de entrada, después liberado por la Cámara y siguió jugando en el Globo hasta finales de 2022, cuando fue condenado a 11 años de prisión.

Ahora bien, ¿qué puede pasar con los jugadores y sus contratos con Vélez? El club anunció la suspensión de los mismos, cuestión obvia ya que están aprehendidos hasta el miércoles. Si la Justicia tucumana determina que tienen que seguir presos hasta el juicio, la institución de Liniers puede hacer efectiva esa suspensión sin goce de sueldo hasta que terminen los vínculos contractuales o el juicio, lo que ocurra primero. Pero en caso de que el juez no convalide la prisión preventiva, ahí tendrán que negociar una rescisión con los futbolistas o en caso de rescindir unilateralmente pagar el contrato ya que los cuatro acusados son para la ley inocentes hasta que se demuestre lo contrario y estarían en condiciones de ejercer sus derechos laborales. Pero para eso hay que esperar. Todo se sabrá en 48 horas. Lo cierto es que el delito que se les imputa es aberrante y se necesita saber la verdad lo antes posible.


Publicado originalmente TyCsports

telam
Share.