La cosa es mas o menos así: hace unos días el Dr. Raul Eugenio Zaffaroni, ex ministro de la Corte Suprema y actualmente en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dijo que “quería que el gobierno (por Macri) se fuera lo antes posible, aunque es un deseo personal”.

El tema es que Macri ya le contesto. Fue durante su gira en Rusia para el portal de noticias RT y dijo lo siguiente: «Es una vergüenza lo que dijo Zaffaroni porque como ex miembro de la Corte, y peor como miembro de CIDH, debería ser el primero en defender los valores de la democracia, máxime participando de una corte internacional».

No solo Macri, sino todo su círculo alrededor salieron a bancarlo. Bullrich, Garavano, Tonelli, Passalacqua. Sí, leyeron bien. El gobernador de Misiones lanzó un tweet este domingo, entre mates y diarios (creemos estaba leyendo Milénico en la tablet), donde le mandó a decir al que su conducta era era insensata e irresponsable.

Zaffaroni, al que jubilaron de la Suprema Corte por cumplir los 75 años, llamó a «resistir cada uno desde el ámbito que le corresponde». «A la resistencia no violenta me refiero. No deprimirse. Tiempo. Todo pasa. Esto también va a pasar, como pasamos la dictadura, el menemismo, a Cavallo (Domingo). Esto también pasa. Quién crea que es eterno en el poder está loco. Eso no sucede. Esto va a pasar, porque el plan económico que tienen es inviable. Hay que tener cuidado con el colapso final, que va a ser económico. Esto no tiene salida. Que van a venir las inversiones y el derrame es una estupidez que sabemos que no sucede. Inversiones productivas no está viniendo ninguna, y no va a venir ninguna, y a nadie se le va a ocurrir hacerlo. Por más que hagan una flexibilización laboral, que espero que no les salga. Nunca nuestros trabajadores van a aceptar las condiciones de Corea del Sur o China. Los inversionistas no son tontos».

Categorías: Notas y Noticias