Foster es el primer restaurante automatizado de América Latina. Se presenta como un nuevo concepto de comidas rápidas: la unión de la Smart Food (comida inteligente: nutritiva, saludable y fresca) sumado a un local inteligente que usa tecnología para automatizar todo el proceso de compra y consumo; sin ningún contacto humano tradicional.  Martín Zuker, Guido Stella y Mariano Fernández son los tres emprendedores argentinos responsables de este nuevo negocio de comida alrededor de la tecnología.

«Yo soy ingeniero industrial, Guido Stella es diseñador y Mariano Fernández empresario tecnológico. Queríamos hacer algo desde hacía tiempo. Nos dimos cuenta de la posibilidad en la gastronomía cuando comíamos los tres y vimos que la tecnología está en toda nuestra vida pero menos en la comida»

Martín Zuker

Los clientes realizan su pedido en unas tablets donde pueden elegir comidas rápidas pero nutritivas (ensaladas de estación, wraps, sopas, jugos naturales, aguas saborizadas y algunas cosas dulces sin azúcar agregada) y pagar en el momento usando tarjeta a través de la tecnología de Mercado Pago.  Si bien la idea existe afuera y los emprendedores la tenían desde hace algunos años, la falta de tecnología a precios lógicos fue dilatando el lanzamiento local: la tecnología no estaba madura y era cara. Hace año y medio llegó el Windows IoT como plataforma, por ejemplo, así empezaron a pulir la idea.

restaurante automatizado

El proceso continúa con el pedido, que se retira (independientemente si lo vas a consumir en el local o te lo vas a llevar) por uno de los 18 lockers (?) automatizados en los que aparece el nombre del cliente, quien toca la pantalla táctil y retira su comida. En el fondo del local, en la cocina, también se usa un sistema automatizado para incrementar la velocidad de producción. Para completar el combo techie, el local cuenta con conexión a internet wifi gratuita y puertos USB para que cargues tu celular mientras comés o esperás.

Foster recibió más de 2.000 clientes en las primeras tres semanas de existencia. Sin embargo, el núcleo del negocio no es la comida sino la tecnología. Son esencialmente una empresa de I+D. De hecho, eso fue lo más caro de la inversión. En el futuro apuntan no sólo a mas locales sino a brindar servicio a otros restaurantes y otras industrias para aplicar las 3 patas del sistema: autogestión de pedido y pago, automatización y expendio.  No niego ni confirmo que en Milénico estamos rezando por que los restaurantes de la costanera de Posadas lean esta nota.

Si bien el restaurante está completamente automatizado en cuanto a pedido, pago y entrega, en la cocina hay humanos de carne y hueso y en el local hay un anfitrión por cualquier duda o consulta que pueda tener el cliente. Tranqui, no tienen menos empleados que un restaurante tradicional, pero sí tienen otro tipo de perfiles contratados: ingenieros, gente de sistemas, soporte técnico, mecánicos, diseñadores, etc. Si querés saber más sobre la empresa, visitá su página web: https://smartfoster.com/

Smart Food

Categorías: Notas y Noticias