Allá dónde gatos y accesorios de gatos se mezclan como estrategia de marketing para vender productos, en China, la empresa automovilística Ford, en sociedad con Alibaba, inauguró la primer máquina expendedora de autos. Como una máquina para comprar latitas de gaseosa, pero para autos

Con el celular, desde la aplicación de Alibaba, elegís cual querés y hacés un primer paso que implica una foto para que luego te reconozca la máquina (y te hagas cargo de la compra). Vas a una agencia oficial, retirás tu auto de la máquina infernal y te lo llevás. Tenés unos días para arrepentirte, 3 para ser exactos, que se computan como test drive. Si confirmás la compra después de ese tiempo, el auto es tuyo. ¿Parece simple no?

Son 42 modelos los que podés para elegir. Entre ellos el históricamente célebre Mustang (no sabemos por qué pero hay dos que se desmayaron en la redacción de Milénico).

A ésta máquina no creo que funcione la técnica de la patadita, ¿no?