Ex miembros de realitys, autoridades de divisiones inferiores del primer nivel del futbol argentino, mediáticos, influencers de las redes sociales, empresarios de la noche porteña, conductores de televisión y hasta prestigiosos periodistas de medios audiovisuales y la gráfica están involucrados en lo que promete ser el escándalo del año.

Estos personajes se encuentran dentro de una olla a presión a punto de estallar (créanme, todavía no vimos nada). Todo gracias a las explosivas declaraciones de la mediática, y ahora influencer de las redes sociales, Natacha Jaitt en la mesa de Mirtha Legrand este fin de semana, donde vinculó a varias personalidades reconocidas con prostíbulos ligados a abusos de menores.

Pero para entender un poco la situación que acapara la mayor parte del tiempo en la televisión y la radio por estos días, tenemos que remontarnos un par de semanas atrás. El caso puntual donde arranca todo es la denuncia, del 21 de marzo, de la dirigencia del club de fútbol Independiente ante la Policía de Avellaneda donde plasmaron la confesión de un jugador de las inferiores que se quebró y contó cómo había sido abusado sexualmente.

La historia es muy chocante: un joven de inferiores (catalogado como promesa del Club y que vive en la pensión que el Rojo tiene en Villa Domínico) contó a un empleado ligado a las categorías juveniles del club que un exjugador, de esas mismas inferiores, lo captó a él, y a otros jugadores, y los hacía prostituir en un departamento en el barrio de Palermo, en la CABA. Según la versión de este menor, que luego fue corroborada por otros compañeros que también lo habían padecido, el acusado se aprovechaba de la situación de vulnerabilidad que tenían los miembros del semillero, por ser del interior, tener sus familiares lejos y no contar con suficientes recursos económicos.

Con la intermediación del psicólogo del club fue que terminó saliendo a la luz esta horrenda situación que terminó con la radicación de la denuncia. Ahí comenzó todo, con el correr de los días se sumaron a la denuncia otros jóvenes abusados, nombres de acusados que se fueron entregando, casos como el de Temperley, que presenta conexiones con los ocurridos en Independiente, y el último hace unas horas: el de River Plate, cuando una médica cirujana que trabajó casi diez años en el club, se contactó con la ONG AVIVI (Ayuda a las Víctimas de Violación) y denunció que una persona trans abusaba de jugadores de las inferiores del club. Este último, según la instrucción judicial, no está relacionado con lo ocurrido en Independiente, aunque no se descarta encontrar puntos de conexión. De hecho, la fiscal de Avellaneda, María Soledad Garibaldi (que hasta la fecha tomó más de 70 declaraciones testimoniales) explicó que “la estructura de esta red no funcionaba sólo en Independiente, hay personas imputadas ajenas a esta institución”. La fiscal, al ser consultada puntualmente sobre los casos dijo que “algunos de los siete chicos refirieron que sufrieron abusos en más de una oportunidad». Hay que destacar la valentía de los chicos, quienes dejaron atrás todo lo que les pasó para poder contarlo.

Testimonios y detenidos

A partir del análisis de los mencionados testimonios, se estableció la existencia de otros 13 menores futbolistas que habrían sido víctimas de los abusos. Desde la fiscalía también se ordenaron más de 30 allanamientos que derivaron en las detenciones de seis sospechosos.

El árbitro juez de línea Martín Bustos fue el primer detenido del caso. Luego fueron apresados Silvio Fleyta, empleado de una importante cadena de supermercados; Leonardo Cohen Arazi, relacionista público; Carlos Alejandro Dal Cin, administrador de consorcios, de La Plata, y Juan Manuel Díaz Vallone, organizador de torneos de fútbol amateur en reconocidos complejos deportivos de Gerli, Remedios de Escalada, Sarandí y Avellaneda. Los dos últimos sospechosos se negaron a declarar. El sexto detenido es el abogado Tomás Beldi, quien fue acusado por encubrimiento agravado debido a que una testigo dijo que había destruido a martillazos el celular del árbitro Bustos.

Hasta el momento, los investigadores realizaron 120 capturas de perfiles de potenciales víctimas en diversas redes sociales, que usaban los imputados para captar a menores. El cruce de esos perfiles para buscar más víctimas quedó a cargo de los investigadores de Nuevas Tecnologías del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía General porteña, mientras que la División Cibercrimen de la policía bonaerense se encuentra revisando por estos días las imágenes halladas en los teléfonos y tabletas secuestrados en el departamento de Cohen Arazi.

En cuanto a los hechos, los detalles nos parecen sumamente estremecedores y ya han sido publicados en varios medios. Creemos que ahondar en la cuestión, cuando en la carátula del caso se habla de “corrupción de menores” y el abuso está implícito, es innecesario. Nosotros hemos optado por pensar en las víctimas (muchos de ellos continúan siendo menores de edad) y, en segunda instancia, en sus familias. La justicia, por suerte es la única que no se ha desviado del foco y sigue sobre los expedientes con nombres y apellidos, algunos de ellos conocidos, certeros y que al menos les ayudarán a acercase a la resolución de esta causa. Sin dudas, desde los medios no colaboramos en nada, absolutamente en nada, al darle voz a gente que simplemente llegó para distraernos y que nos hizo perder, hasta la fecha, cinco días claves en la investigación.

Un abuso sobre los abusos

Así fue el título de la columna escrita por Ricardo Roa, periodista y editor de Clarín, donde demuestra que, al menos en este escándalo, el Grupo le suelta la mano a Mirtha Legrand. “Una persona que llega con esos papeles, abogados y su hermano como apuntador, difícilmente no sea parte de una operación” dice al principio el artículo publicado este martes. A lo largo del mismo profundiza en los anuncios previos al programa, vía redes sociales, de Natacha y de Viale (Ignacio), el productor del programa.

Lógicamente Viale y Legrand sabían, primero, quien es Natacha Jaitt y segundo, que era lo que estaba por contar: el periodista Jorge Rial reveló este miércoles al mediodía que la esposa de Pagni se comunicó directamente con Mirtha para que ella no la deje hablar a la mediática ¿A Nacho Viale lo tomaron de boludo quienes enviaron a Natacha a la mesa? ¿Nacho y Mirtha accedieron efectivamente a la opereta por parte de los «servicios» o quien sea esa “empresa” que dijo Natacha que lo contrató para investigar una red de pedofilia? ¿Nacho esperaba que la Jaitt haga un análisis de Modernidad Líquida y refute la teoría de Zygmunt Bauman y terminó sorprendido por el escándalo que armó? Como sea, Viale ya pidió disculpas aunque difícil será levantar esta penosa imagen.

En la mesa de Mirtha, Jaitt ratificaba un tuit suyo de unos días atrás: “Ya sacaron mi enigmático de ayer? CANAL TN, Siglas C….. P…. , pelado, alto ojos desorbitados, PEDÓFILO.” Todas las miradas apuntaban a Carlos Pagni, periodista de “Odisea Argentina”; el comunicador fue inmediatamente a la justicia y el Fiscal Federico Delgado citó a la mediática para que presente pruebas. No solo no hizo esto último, sino que dijo que las siglas ‘CP’ hacían referencia a un tal Carlos Pérez. Salió corriendo, insultando y ese fue todo su paso por la Justicia.

¡Ey! Me están operando

Más allá de este mamarracho y de la sensibilidad del tema en cuestión es hora de replantearse muchas cosas. Resulta llamativo ver ahora a muchos comunicadores acordarse del Principio de Inocencia, explícito por ejemplo en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece “toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en un juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias a su defensa”. ¿Es este un llamado de atención para que los periodistas comiencen a aplicarlo… que se yo, a la política por ejemplo? Podrán tenerlo en cuenta cuando sean ellos los que sostengan el dedo acusador, tantas veces sin prueba alguna. Nadie duda que Pagni, González Oro, Fantino y los demás implicados en el ventilador que encendió “la mediática”, tengan muy buena información. Tampoco queremos obviar el factor error, el hecho de equivocarse es algo que forma parte del periodismo y que excede a cualquier profesión ¿pero alguien puede dudar que en la mesa de Animales Sueltos alguna vez no se haya operado? Vale recordar que mientras Fantino realizaba su descargo a modo de editorial, al inicio del programa este lunes 2 de abril, el Secretario de Derechos Humanos de la Nación Claudio Avruj, invitado al piso, lo miraba detenidamente.

En fin. Nos apartamos de todo lo que tenga que ver con el hecho más importante, los abusos a menores. Y lo reconocemos. Porque creemos que hay un expediente, o varios, en marcha, y por suerte la justicia no ha perdido el rumbo esta vez; ellos si han considerado la situación de las víctimas, ese factor humano que siempre, por un punto o dos de rating, desde los medios lo perdemos. Lástima que estuvimos varios días distraídos en los mass media con una sarta de barbaridades que no condujeron a ningún lado y que, roguemos que no, es posible se hayan destruido varias pruebas y hasta se haya escapado gente vinculado a estos hechos tan terribles.

Pero decidimos hacer un análisis que creímos faltaba realizarlo. El del rol de los medios ¿hicimos un poco de clickbait en el título? Puede ser. Pero un debate importante nos debemos hace rato ¿vaya frase no? en los medios, y es el de las operaciones. Esta vez les tocó ser víctimas a los operadores.

Categorías: Notas y Noticias