Tesla ha incumplido reiteradamente sus objetivos de producción para el Model 3, el importante automóvil eléctrico de la compañía, culpando al déficit crónico de los proveedores, y una excesiva dependencia de la automatización complicada, así como los cuellos de botella con la producción de baterías en la gigafábrica de Tesla, cerca de Reno.

El precio base para el Model 3 es de unos U$D35.000, con una autonomía mayor a 354km y una aceleración de 0 a 100km/h en menos de 5,6 segundos.

Ahora, el CEO de Tesla, Elon Musk, está recurriendo a una colaboración intensa entre programadores para ayudar a eliminar los cuellos de botella en la producción. Musk reveló el domingo que se estaba llevando a cabo un hackathon para reparar los dos peores puntos de obstrucción de la producción de robots.

Tuiteó la información en respuesta a un tweet de Ars Technica que promovió un artículo sobre cómo Tesla estaba repitiendo los errores cometidos por los fabricantes de automóviles en la década de 1980.

Musk tuiteó: «Crítica justa, pero la estamos solucionando rápido». Hackathon va en este momento para arreglar 2 peores puntos de estrangulamiento de la producción de robots. Parece prometedor.»

¿Problemas?

Los problemas de producción de Tesla Model 3 se revelaron por primera vez a principios de octubre cuando el fabricante de automóviles informó que había producido solo 260 de sus nuevos autos eléctricos Modelo 3 en el tercer trimestre y solo entregó 220. La producción mejoró a 2.425 modelos 3 en el cuarto trimestre y 1,542 entregas. pero aún estaba por debajo de las expectativas.

Tesla informó en abril que no había alcanzado su objetivo de producir 2.500 Model 3s por semana para el final del primer trimestre. La compañía produjo 2.020 vehículos Model 3 en una semana al final del trimestre, lo que llevó a Elon Musk a admitir que su dependencia de la automatización había causado cuellos de botella en la producción.

Incluso, el propio Elon Musk reconoció estar estresado y que dormía en un sofá de la fabrica.